lunes 12 de enero de 2009 - 10:00 AM

¿Carreteras? Solo carreteritas y en mal estado

Termina hoy la temporada de vacaciones. Quien haya transitado por las carreteras colombianas entre diciembre de 2008 y lo que va corrido del presente mes de enero, llega a una conclusión: si en algún aspecto saca mala calificación la administración Uribe Vélez es en materia de peajes y de carreteras.

El precio de los peajes en nuestras vías carreteables es muy alto y el viajero paga tal contribución mientras transita por una carretera en mal estado de mantenimiento, en momentos en que su patrimonio (del que forma parte su vehículo) se demerita por culpa de los huecos, los hundimientos del piso, la mala señalización y el riesgo perenne de un accidente por los mil y más obstáculos que encuentra en la vía. Y de contera tal peaje se le cobra usando un método artesanal que dilata el tránsito en grado sumo.

¿Cuánto paga en peajes quien va con su familia a pasar unos días a Cartagena o a Santa Marta? ¿Acaso ese valor lo ve reinvertido el contribuyente en la vía? La respuesta a esta última pregunta es un rotundo no.

Y esa certeza lleva a los colombianos a hacerse preguntas como ¿Qué camino toman los dineros recaudados en los peajes si no se percibe que sean reinvertidos en el mantenimiento de las carreteras?

Y otro interrogante, ¿cuántos accidentes ha habido por culpa del mal estado de las carreteras y cuál es el número de muertos y heridos que ellos arrojan?
Hay tres funcionarios que pierden estrepitosamente la evaluación de su gestión que haga cualquier ciudadano que acabe de viajar por carretera. Ellos son el ministro del Transporte, el director general de Invías y el director del Inco. ¿La razón? El resultado de su labor está a la vista, a lo largo y ancho del país, en el estado de las carreteras.

Del director de Invías sabe ya la opinión la posición de los medios de comunicación, los que no logran comprender por qué no ha sido removido de su cargo después de la sanción disciplinaria que le impuso la Procuraduría General de la Nación y los hechos que motivaron tal proceso disciplinario.

Sorprende, además, la tozudez presidencial de mantener en sus puestos al actual ministro del Transporte y al director del Inco. El resultado de su trabajo está a la vista, el mal estado de la red vial nacional.

Si alguien considera estos comentarios editoriales exagerados o sesgados, bien puede recorrer la vía Bucaramanga-Cúcuta, o Bucaramanga-Barranca-bermeja, o Bucaramanga-Cartagena, o Bucaramanga- Santa Marta, o Bucaramanga-Tunja, o San Gil-Duitama. Y no enumeramos más porque no tenemos más vías carreteables.

En síntesis, muy baja nota obtienen en materia de vías carreteables tanto el ministro de Transporte, como el sonrojante director de Invías y el director del Inco y de contera el gobierno Uribe.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad