miércoles 27 de enero de 2010 - 10:00 AM

¿Exageró la OMS su alerta de H1N1?

El hecho de que varios países de Europa, además de Estados Unidos, estén prácticamente devolviendo sus pedidos de vacunas para la gripa AH1N1, ha ocasionado que se expanda la duda, que para algunos sectores académicos existió desde el principio, de que la pandemia fue declarada de manera apresurada y sin el suficiente respaldo científico.

A la OMS comienza a señalársele una responsabilidad muy seria que toca con asuntos políticos y económicos de varias naciones del mundo, además de que con seguridad verá seriamente afectada su credibilidad como autoridad mundial en asuntos de salud.

Hay hechos y cifras que, por sí mismos, dan idea de la proporción del error de la OMS y que proyectan las consecuencias económicas que para muchos países tuvieron las iniciales declaraciones alarmistas de esta dependencia de las Naciones Unidas cuya responsabilidad principal es, precisamente, cuidar el estado de la salud en los cinco continentes.

Los hechos se relacionan básicamente con la vacuna que la OMS comenzó a producir poco después de declarar la pandemia y de la cual aseguró que iba a necesitarse doble inoculación. Los países con mayor capacidad económica hicieron de inmediato gruesos pedidos de la vacuna para asegurar a su población.

Pero, después de hechos los abultados pedidos, se supo que no era cierto que se necesitara doble vuelta para lograr el punto de inmunización contra la H1N1 y, ahora, casi un año después de la primera alerta, se ha visto que la dimensión catastrófica que pronosticaba la OMS no es tal y que la declarada pandemia no tiene, ni mucho menos, la dimensión de una amenaza mundial.

Esto ha hecho que los Estados que hicieron los costosos pedidos de vacunas, estén ahora adelantando gestiones para devolverlas casi en su totalidad y tratar así de amortiguar un golpe a sus presupuestos y recuperar algo de este dinero, que realmente pertenecía a sus programas internos de salud.

Francia, por ejemplo, que había pedido 60 millones de vacunas con la intención de proteger a toda su población, hoy trata de reducir su pedido a sólo cinco millones; en situación similar se han declarado Holanda, Alemania, España, Suiza y Gran Bretaña, mientras que Estados Unidos ya había distribuido 165 millones de las 251 millones de vacunas que había solicitado y que, muy probablemente, quedarán en los estantes de los centros de salud.

Finalmente, la catástrofe parece que quedará reducida a las Naciones Unidas y su Organización Mundial de la Salud, que demostró su incompetencia y generó una situación poco menos que ridícula al convertirse, ella sí, en una verdadera amenaza para la salud del mundo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad