lunes 22 de marzo de 2010 - 10:00 AM

¿Qué implica la región Caribe?

En los departamentos que conforman la Costa Atlántica, en las elecciones del pasado domingo 14 de marzo, se votó por la integración de la región Caribe y los electores copiosamente sufragaron para volverla realidad. Pero ello, desafortunadamente, fue sepultado por las noticias que generaron la falta de inteligencia administrativa de la Registraduría Nacional del Estado Civil, las torpes decisiones gerenciales del Registrador, el rifirrafe entre la Casa de Nariño y el Registrador, la puja entre Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias y las nutridas expresiones de corrupción que hubo en todo el país.

La importancia del voto Caribe solo es comparable con la falta de conocimiento que hay entre la ciudadanía sobre lo que son las regiones, cual es su continente y contenido y la alharaca que sin brújula ni inteligencia comienza a hacerse, gritando que estamos pariendo un nuevo 3 de noviembre de 1903 y otro Panamá.

La región es una figura jurídica que está consagrada en los artículos 286, 306 y 307 de la Constitución de 1991. Ellas son desarrollo del modelo de Estado centralista que hay en Colombia desde 1886, forman parte de la descentralización política, son manifestación de la descentralización administrativa y deben plasmarse en la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT).

Equivocadamente afirman algunos que la figura de las regiones la trajo el Constituyente de 1991 de las Constituciones de Italia de 1948 y de España de 1978; ello no es cierto pues esta figura entre nosotros tiene un desarrollo, significado y filosofía distinto al que tiene en dichos países.

En Colombia, a diferencia de lo que ocurre en España e Italia, las regiones se deben formar con base en dos o más departamentos pero ellos no necesariamente deben ser limítrofes, ni conformar entre sí unidades con características históricas, culturales y económicas comunes, como si se exige en los citados países europeos.

En Colombia ellas, en su primera etapa, serán Regiones Administrativas de Planeación (RAP), tendrán personalidad jurídica, autonomía y patrimonio propio, es decir, encajan en la descentralización por servicios y serán establecimientos públicos.

Precipitadamente han dicho algunos que ellas van camino a ser republiquetas que enterrarán el sistema centralista de Estado. Afirmarlo es desconocer el Derecho Administrativo. Las regiones serán, en principio, entes parecidos a las Corporaciones Autónomas Regionales, como la Cdmb y la CAS.

Lo ideal es que las regiones se creen a partir de los actuales departamentos y que se formen entre los que tienen mayor entidad sociológica, pero la Constitución no lo exige. En un segundo momento pueden llegar a tener vínculos supradepartamentales y dar origen a verdaderas regiones como las hay en España, pero para eso falta mucho camino por recorrer.

Lo cierto es que las regiones comenzaron a volverse realidad y que Santander debe buscar ya sus pares para evitar, como nos ocurre con frecuencia, que actuemos muy tarde y 'nos toque bailar con la más fea'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad