miércoles 21 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Jaime García Parra, un santandereano ejemplar

Hoy, cuando se reclama tanto liderazgo en el país, tenemos que destacar el significado de esa personalidad, que de manera tan sobresaliente supo pasar por la vida pública, sin dejar mancha, y sí, dejando muchos aportes a lo que significa el honor, la transparencia y el buen desempeño de las responsabilidades

La muerte de Jaime García Parra deja un profundo sentimiento de dolor en todas las personas que lo conocieron, pero especialmente para el departamento de Santander que lo contó como uno de sus hijos mas sobresalientes en las últimas décadas.

Abogado y economista, formado en la prestigiosa London School of Economics, estuvo dedicado, primero al sector privado en empresas como Avianca y la Asociación Nacional de Industriales, en las que fue su presidente, y después en el sector público, cuando el presidente López Michelsen lo acuñó para ocupar el ministerio de Comunicaciones.

Desempeñó un brillante ministerio, al punto de que sus conceptos sobre el manejo tributario del país, lo llevaron a que fuera él quien explicara a los colombianos la reforma tributaria de entonces, encargo que cumplió con tan brillante desempeño, que le valió sortear todos los obstáculos que se habían presentado en el tránsito legislativo.

Esta actuación lo llevó a ser en poco tiempo ministro de Hacienda y también de Minas, para posteriormente llevar la representación de Colombia en las embajadas de Londres y Washington.

Llegó a mencionarse en varias oportunidades como candidato presidencial pero siempre manifestó que su temperamento no estaba en disposición para enfrentarse a una campaña, en la que se requería de concesiones y de pactos que no estaba dispuesto a asumir.

García Parra poseía una mente brillante, visionaria, y su voz siempre era oída con especial atención, pues a su vez era dueño de una simpatía personal desbordante, en la que destacaba su facilidad de palabra y un sentido del humor que en verdad cautivaban.

Hoy, cuando se reclama tanto liderazgo en el país, tenemos que destacar el significado de esa personalidad, que de manera tan sobresaliente supo pasar por la vida pública, sin dejar mancha, y sí, dejando muchos aportes a lo que significa el honor, la transparencia y el buen desempeño de las responsabilidades.

Resulta lamentable que esos grandes talentos desaparezcan, y que no quede en el escenario político quien los reemplace verdaderamente, lo cual significa que el vacío es enorme y que los grandes intereses nacionales queden desprotegidos por falta de figuras representativas que igualen o superen a quienes dejan el escenario definitivamente.

Jaime García Parra, merece entonces el recuerdo elevado de Santander y de Colombia, como ciudadano ejemplar, pues supo ser el emprendedor de un escenario de transformación, exhibiendo las mejores condiciones de la personalidad humana.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad