martes 03 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Juegos Nacionales: la evidencia del fracaso de la dirigencia deportiva departamental

El deporte no ha sido la prioridad de las últimas administraciones departamentales y muchos de quienes tienen a su cargo la actividad deportiva regional están allí para satisfacer intereses políticos y personales.
Escuchar este artículo

A pocos días de que este periódico haga el reconocimiento a los mejores atletas de la región en su tradicional “Deportista del año”, tenemos frente a nosotros dos situaciones totalmente opuestas como conclusión de los Juegos Nacionales, que terminaron el pasado fin de semana en Cartagena: de un lado, un resultado para Santander lejano a la excelencia, del que son responsables los dirigentes, y del otro, el sacrificio, la calidad humana y deportiva de los representantes de nuestro departamento, que contra todos los obstáculos imaginables lograron acumular en las justas 64 medallas: 13 de oro, 18 de plata y 33 de bronce. Desde este espacio la felicitación a quienes dejaron en alto el nombre del departamento, a pesar de la falta de apoyo para cada delegación.

Durante los últimos años Santander no ha logrado ocupar un lugar de liderazgo en las justas nacionales y difícilmente llegamos al octavo lugar, superados por departamentos con menos tradición como Boyacá, Risaralda o Cundinamarca, además de Valle, Antioquia y Bogotá, que tradicionalmente ocupan el lugar de liderazgo deportivo en el país. Lo más triste es que deportistas de excelencia santandereanos, como Marta Bayona, quien obtuvo cuatro medallas de oro, se ven obligados a competir por otros departamentos (en este caso Antioquia), ante la falta de apoyo para el deporte en Santander.

Da mucho qué pensar el hecho de que nuestro departamento solo haya sumado 13 oros (sin olvidar que cada uno implica una hazaña para nuestros olvidados deportistas), mientras que el campeón de los Juegos, el Valle del Cauca, obtuvo 165; Antioquia, el subcampeón, llegó a 148 y Bogotá, el tercero, obtuvo 105 preseas doradas.

Nuestros dirigentes deberían rendir cuentas ante su propia conciencia y ante la opinión pública, ya que los órganos de control también parecen tener bastante relegado el interés por los asuntos que conciernen a la administración de las ligas deportivas. El hecho de que en cifras no lleguemos siquiera al 10% de las medallas de oro de los dos primeros departamentos en Juegos Nacionales, demuestra, una vez más, que el deporte no ha sido la prioridad de las últimas administraciones departamentales y, como lo ha denunciado este diario en otras ocasiones, muchos de quienes tienen a su cargo la actividad deportiva regional están allí para satisfacer intereses políticos y personales y no para cumplir el fin de apoyar el deporte.

No es justo que los sueños y el esfuerzo de los atletas, sumado al sacrificio indecible de padres que ponen muchas veces la economía familiar y su propio tiempo al servicio de sus hijos deportistas, se vean saboteados por la falta de liderazgo de quienes abordan los puestos de control de Ligas y Federaciones únicamente para hacerse a porciones de poder político y presupuestos que arruinan sin contemplación alguna.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad