miércoles 06 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Justicia ineficiente

Comenzó mal el año el sistema judicial colombiano, no solamente por los múltiples señalamientos que se le hacen al Fiscal General, sino por casos que podríamos pensar que son menores, pero que, en realidad, son evidencias de que la justicia es ineficiente y por esta causa muchos sindicados evaden fallos que podrían serles adversos.

Es el caso, por ejemplo, de la exsecretaria de educación de Santander, Ana de Dios Tarazona, involucrada en un sonado escándalo de presunta corrupción en el Plan de Alimentación Escolar de Santander, PAE. Tarazona fue dejada en libertad a comienzos de año por vencimiento de términos.

Según el abogado defensor de la exfuncionaria, también recuperó su libertad Aníbal González, contratista del PAE, debido a que transcurrió un largo tiempo sin que siquiera iniciara el juicio oral, debido a los numerosos aplazamientos que la fiscalía solicitó.

Según parece, entonces, las constantes dilaciones en los procesos, bien sea por parte de la defensa o de la fiscalía, una vez más producen el indeseable efecto de dejar los juicios sin efectuarse y, por lo tanto, dejar sin oficio a la rama que es la que debe determinar el grado de culpabilidad o inocencia de los imputados. Un juicio justo es lo que debe ocurrir para que los inculpados y la sociedad encuentren satisfacción en la justicia.

No debe permitirse que sigan abriéndose camino por los códigos las manipulaciones o las maniobras de operadores judiciales poco idóneos que parecieran trabajar más en contra que en pro de la justicia que dicen representar.

Por esa vía es que estamos desinstitucionalizándonos y permitiendo que personas condenadas como Miguel Nule, a pesar de haber sido condenado a 19 años y medio de prisión, por el cartel de la contratación en Bogotá, se atreva a demandar a la Nación por la suma de 1,5 billones de pesos, por considerar que él y su grupo empresarial han sido “víctimas de persecución mediática y legal”.

En muchos momentos de nuestra historia la justicia ha sido la gran esperanza cuando la Nación ha perdido el camino, de ahí su importancia y la urgencia de que sus hoy protuberantes deficiencias sean corregidas por la dignidad del derecho y la salud de la democracia.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad