sábado 22 de junio de 2019 - 12:00 AM

La ciudad y los yerros de la Justicia

La Justicia tiene que ser más cuidadosa al tomar decisiones. Hoy Bucaramanga es víctima de letales yerros, que quedaron enquistados en una importante decisión judicial.

Amargo trago pasan Bucaramanga y sus gentes, como consecuencia de los yerros jurídicos en que han incurrido la Justicia y la Procuraduría General de la Nación al investigar un acto de falta de sensatez del Alcalde de la ciudad.

Los habitantes de Bucaramanga quedaron estupefactos ante el absurdo descuido que tuvo un Juez al resolver una acción de tutela que interpuso el alcalde Rodolfo Hernández; el despacho judicial, al redactar el fallo incurrió en una causal de nulidad de tal dimensión, que tuvo, pocas horas después de proferir sentencia, que declarar la nulidad de lo que había decidido, hundiendo a la ciudad en un vacío administrativo sin precedentes en su bicentenaria vida como municipio de la República. Ayer, al finalizar el día, el juez corrigió su yerro y falló de nuevo protegiendo los derechos del alcalde Hernández.

Pero aún así, no hay certeza de cómo ni cuándo se superará la situación de inseguridad administrativa en que está hundida la ciudad, pues este fallo aún puede ser impugnado .

Un acto de insensatez del Alcalde de la ciudad provocó que la Procuraduría le adelantara un proceso disciplinario y en una providencia se incurrió en yerros que dispararon la interposición de recursos, incidentes de nulidad, acciones de tutela, que han perjudicado en forma grave a la ciudad. Y tratando de desenredar las faltas en que incurrió una providencia de la Procuraduría, que también por error olvidó calificar la falta en el pliego de cargos, la Justicia terminó también enrredada y dejó en evidencia que nuestros jueces no ha estado a la altura de las circunstancias críticas de la ciudad.

Los episodios erráticos que ha atravesado este proceso disciplinario no están siendo raros en la administración de Justicia. En más actuaciones judiciales de las que fuera de desear se incurre en equivocaciones y es notoria la falta de conocimiento suficiente de las figuras e instituciones jurídicas sometidas a juicio de los jueces; a buen número de providencias les falta profundidad y acierto en el manejo del Derecho Sustancial, del Derecho Procesal y del Derecho Probatorio. ¿Qué pasa? Por el abultado número de procesos que debe atender cada juez, casos importantes son encomendados a abogados noveles que laboran en los despachos judiciales y la consecuencia de ello son providencias erráticas, o con equivocaciones que asombran. La Justicia tiene que ser más cuidadosa al tomar decisiones. Hoy Bucaramanga es víctima de letales yerros que quedaron enquistados en una importante decisión judicial.

editorial
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad