domingo 18 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La congestión en la autopista exige inmediatas alternativas de solución

No se trata de emprender obras junto a una vía tan crítica como esta, sin que se tengan determinadas, desde el día uno, las medidas de precaución que eviten que el tráfico se interrumpa, y si algún imprevisto se presenta, deberían haber quedado definidos los planes de contingencia.

Nuevamente la obras en el área metropolitana son noticia, pero, como casi siempre, lo son no por la utilidad que ellas tienen, sino todo lo contrario, por el perjuicio que causan a la ciudadanía; esta vez los usuarios de la autopista entre Bucaramanga y Piedecuesta, en un sector que corresponde a Floridablanca, están sufriendo, injustamente, por supuesto, el tortuoso recorrido de la vía en tres horas, cuando normalmente el mismo trayecto, con tránsito normal, demanda alrededor de 20 minutos.

La ejecución de unos trabajos de estabilización en un talud es la razón del caos, sobre el que se le interrogó al alcalde de Floridablanca quien, ante la pregunta de qué hacer con el trancón, respondió inicialmente que ha pedido a los contratistas que agilicen la obra, trabajando turnos que cubran las 24 horas, en tanto Invías pidió paciencia a la ciudadanía, mientras culminan los trabajos, con los que, dijeron, se evitarán emergencias posteriores, respuestas todas que no entrañan otra cosa sino la falta de previsión en las obras que se realizan, y la falta de respeto con los usuarios de la autopista, quienes nunca debieron ser sometidos a esta situación.

No se trata de emprender obras junto a una vía tan crítica como esta, sin que se tengan determinadas, desde el día uno, las medidas de precaución que eviten que el tráfico se interrumpa, y si algún imprevisto se presenta, deberían haber quedado definidos los planes de contingencia que debían operar inmediatamente, para corregir o atenuar al máximo posible, el perjuicio para la ciudadanía, porque no solamente se trastorna el paso de vehículos particulares, sino también de miles de usuarios del transporte público, muchos de ellos en buses con el cupo máximo, de pie y en condiciones francamente insoportables.

El alcalde de Floridablanca, la autoridad de Tránsito de ese municipio y los contratistas de la obra, debieron asumir contractualmente unas responsabilidades con la ciudadanía, que no se están cumpliendo, o que ni siquiera se contemplaron, aunque debieron hacerlo. Hoy, ya creado el problema, no es serio, ni respetuoso, pedirle a la gente paciencia, cuando lo que deben hacer es presentar soluciones y alternativas para que quienes salen de un día de trabajo a las seis de la tarde o siete de la noche, no lleguen a encontrarse con sus familias tres o cuatro horas más tarde. Esos ciudadanos exigen no una respuesta cualquiera, sino una alternativa de solución seria y eficiente a partir de mañana mismo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad