jueves 06 de agosto de 2009 - 10:00 AM

La DNE, de bochinche en bochinche

Nuevamente vuelve a ser noticia la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) y otra vez –al igual que en muchas oportunidades anteriores- la opinión pública se entera de que esta entidad estatal existe por los bochinches de corrupción y desgreño administrativo que en su seno hay. Por eso este nuevo  capítulo de 'chanchullos' en ella no conmueve ya que es una mina inacabable de corrupción.

  
La DNE se creó para coordinar algunas políticas del Estado en materia de drogas y estupefacientes, para decomisar y administrar bienes adquiridos con dineros producto de la comisión de los delitos de narcotráfico y conexos. Para cumplir con su misión y razón de ser, debe adelantar acciones de extinción de dominio, vender, arrendar, dar en administración, en fin celebrar toda clase de contratos y convenios sobre los bienes que administra. Y eso la convirtió en un putrefacto basilisco.

El país sabe que la DNE es un monstruo donde pululan los actos de corrupción y todo tipo de enfermedades administrativas. ¿Por qué los gobiernos no han actuado para ponerle freno a ello? Porque tanto para el gobierno Uribe, como para los gobiernos que lo antecedieron, la DNE ha sido solo una carta para cuadrar la participación de dirigentes regionales en el 'ponqué' burocrático, para pagar 'favores' electorales y lograr mayorías en el Congreso.

La DNE administra numerosos y muy variados inmuebles urbanos y rurales, así como también empresas de diversa índole, paquetes de acciones y cuotas de interés en sociedades, en equipos de fútbol, almacenes de todo tipo, ganado vacuno y caballar, unidades productivas, vehículos, naves y aeronaves, chatarra, hoteles, enumeración que sólo es fragmentaria pues hasta prostíbulos figuran en sus inventarios.

De allí que sea probablemente la más rica mina de corrupción estatal. Y desafortunadamente los entes de control no le han 'metido la muela' que las circunstancias exigen. Por eso sus administradores actúan a sus anchas y toman como propio lo que es del Estado.

Por la DNE han desfilado muchos directores y varias veces, cada año,  afloran y se ventilan episodios de corrupción. El caso más reciente se conoció anteayer y vincula al  padre del actual director de ella con el cobro de comisiones a cambio de dar en arriendo fincas, casas, etc, de la DNE.

¿Y por qué ofrecen darlos en arriendo? Porque este contrato en particular fue el único que quedó excluido de licitación en el Régimen de Contratación Estatal, lo que se traduce en que es el contrato preferido para eludir la lupa de los controles. Y se puede fijar el canon que deseen establecer. Luego, todo está dado para que los arriendos sean otra fuente de corrupción. ¿Cuándo volveremos a tener noticias de la DNE?  Cuando aflore otro escándalo, es decir, en muy poco tiempo. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad