lunes 11 de febrero de 2019 - 12:00 AM

La drogadicción infantil y juvenil

El problema del abuso del alcohol y de sustancias psicoactivas en niños y jóvenes debe llamar más la atención de las autoridades, las familias, los educadores y la colectividad en general. La edad de inicio en el consumo de drogas es cada vez más baja; actualmente está, aproximadamente, entre los 9 y 10 años. Y lo que es más preocupante, crece el número de aquellos que, a corta edad, comercializan estupefacientes en las instituciones educativas en que estudian.

La adicción lleva al deterioro y pérdida de valores, del respeto de las normas y de lo establecido socialmente, de capacidades físicas y psicológicas en niños y jóvenes, destruye el tejido social.

El lugar donde más tiempo pasan los niños y jóvenes es en el círculo hogareño y, en segundo lugar, en el establecimiento educativo en que cursan estudios. En ambos lugares ellos reciben influencia, positiva o negativa, y eso incide significativamente en lo referente al consumo de drogas y alcohol.

En diversos escenarios sociales hoy hay presencia de drogas y estupefacientes y solo la mirada atenta de padres y educadores puede dar alertas tempranas en torno a este problema. Las reacciones que provocan las drogas y el alcohol en el organismo modifican el comportamiento psicológico, físico y social de quienes ingresan a dicho mundo.

La drogadicción es un problema que está presente en todas las clases sociales y culturales y trastorna el equilibrio de quienes las consumen, de sus familias y el sector social en el que se desenvuelven. Al comenzar la dependencia, se empiezan a hacer evidentes signos de naturaleza física y psíquica que pueden ser captados por quienes conforman su entorno familiar y escolar.

La falta de supervisión familiar, la presión del círculo de amigos, la frivolización del consumo en redes sociales, algunos medios de comunicación y el ascendiente que adictos tengan sobre los jóvenes inciden en la actitud del adolescente.

En los hogares y en los establecimientos educativos debe insistirse en crear habilidades para resistir la presión social, para no prestar atención a influencias, no atender la publicidad del alcohol.

El problema de consumo de drogas y alcohol en jóvenes y niños cada vez gana más espacio, es un problema social y familiar de primer orden. Solo políticas inteligentes al respecto pueden frenarlo.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad