miércoles 15 de octubre de 2008 - 10:00 AM

La educación pública

Algo hay claro en el mundo del siglo XXI: la diferencia entre las naciones la marca la educación de sus ciudadanos. Solamente aquellos países que logran que amplios sectores de su población adquieran conocimiento dentro del marco de la educación formal y que masivamente lleguen al nivel de postgrado, pueden pensar en la solución de sus problemas de atraso y subdesarrollo.

Colombia en ese renglón está atrasada en dos campos fundamentales: no hay suficiente impulso a la educación a nivel de estudios de postgrado y a nivel de educación media hay un profundo abismo en cuanto a calidad se refiere entre la educación que se imparte en los colegios privados y aquella que se brinda en los colegios oficiales.

Y mientras no resolvamos esos dos graves problemas, los esfuerzos que ha hecho el país para avanzar en materia de educación caerán en tierra infértil.

La diferencia que hay entre el nivel académico, las actividades extracurriculares y el material didáctico de laboratorios, bibliotecas, etc., que tienen a su disposición los estudiantes de colegios privados y aquello que se ofrece a quienes cursan sus estudios en los colegios oficiales, es abismal.

Los laboratorios y las bibliotecas, la profundización en un segundo y en un tercer idioma, los campos deportivos, el nivel de preparación de los profesores, el estado de las instalaciones locativas en los colegios oficiales, preocupa.

En tanto, lo que en tales aspectos se brinda a los estudiantes de los colegios privados marca una diferencia que es prácticamente imposible de alcanzar.
Ese desbalance entre los dos tipos de educación no puede seguir. Mientras la tecnología educativa llega con fuerza a muchos colegios privados, cada vez está más alejada de las posibilidades de las instituciones públicas de educación media.

Y quien debe actuar es el Estado pues la educación pública es su responsabilidad y la postración en que se encuentra es consecuencia de no haber sido capaces de encontrar la salida a los problemas que ella ha vivido desde los años 60 del siglo XX.

La educación pública fue de gran calidad hasta mediados de los años 60 de la pasada centuria. A partir de ese momento se abre la brecha como consecuencia de errores del Estado en su enfoque educativo, de la estúpida posición de sectores radicales del estudiantado, de la torpe y miope política sindical del sector de docentes y del insuficiente presupuesto que se incluyó en los presupuestos nacionales, año tras año.
O el asunto cambia radicalmente o perderemos un siglo crucial en materia educativa.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad