martes 20 de octubre de 2009 - 10:00 AM

La glorificación de la delincuencia

Algunos columnistas de la prensa bogotana y santandereana, junto con numerosos lectores de este diario, han expresado en las últimas semanas su inmensa preocupación por las diferentes series que se han dedicado a emitir los canales privados colombianos en su horario triple A.

Su intranquilidad está más que justificada, por los distintos programas con muy alta audiencia dedicados a describir el mundo de las mafias como si se tratara de una gran aventura en la cual el dinero a borbotones y las mujeres fáciles y bonitas, abundan. Y lo que es peor, que ese tipo de vida espera con los brazos abiertos a quien decida ingresar a ella.

Incluso, otro lector de Vanguardia Liberal en carta a esta redacción, expuso una ingeniosa comparación que deja en evidencia lo perjudicial que le resulta a cualquier sociedad el hecho de que el medio con mayor influencia como es la televisión, esté dedicada a enviar un mensaje tan perverso.

Es que bastaría con preguntarse qué pasaría si en un país como Alemania, por ejemplo, sus más importantes canales se enfocaran en la producción de series en las cuales se glorificara al nazismo y se convirtiera en héroes de la franja televisiva más vista a quienes cometieron los más terribles crímenes contra la humanidad.

Crímenes contra la humanidad y ruina de la moral de todo un país de las cuales, vale la pena recordar, también son responsables los narcotraficantes colombianos.

En la nación europea, sobra decirlo, no ocurre nada por el estilo. No solo la ideología nazi está prohibida en su Constitución, sino también cualquier símbolo o emisión que la enaltezca o exalte. Se trata, al fin y al cabo, de la determinación de una sociedad madura y seria, totalmente consciente del error que cometió y absolutamente decidida a no repetirlo jamás.

Pero en Colombia las cosas son a otro precio. Y es que mientras se insista en glorificar una de las principales enfermedades que padece esta sociedad, la posibilidad de acabarla será inversamente proporcional a los esfuerzos de mercadear esas series, así como a los altísimos ratings que obtienen todas las noches.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad