viernes 14 de agosto de 2009 - 10:00 AM

La Ley de insolvencia para personas naturales

Una noticia de prensa publicada en días pasados, señala que por iniciativa del parlamentario Simón Gaviria, se tramita en el Congreso de la República un proyecto de Ley para regular la insolvencia en los pagos de las personas naturales. Este es un tema interesante ya que tal materia, desde hace varios años, está huérfana de legislación.

En los últimos 20 años ha habido en Colombia más cambios y sobresaltos de los que fuera de desear en la legislación sobre lo que antaño se llamó concordatos y quiebras, como que ha habido cinco regímenes al respecto.

Efectivamente, en 1979 se expidió el Decreto 350 que reformó lo que reglaba el Código de Comercio al respecto. Seis años después, en 1995, hubo otra reforma, contenida en la Ley 222. Solo cuatro años más tarde, en 1999, se expidió la Ley 550 que cambió nuevamente la legislación en este campo, acabando con las quiebras y creando la figura de la reestructuración de pasivos. Y siete años después, en 2006, se expidió la Ley 1116 que dio otro revolcón a las leyes de tal materia y excluyó de ella a las personas naturales.

Esta Ley, la 1116 de 2006, es objeto de debates pues consideran los estudiosos que protege con celo los créditos otorgados por el sector financiero y a los acreedores fiscales, desampara a otras categorías de acreedores y es muy rígida con quien está en crisis económica.

Además, no reguló la insolvencia de las personas naturales no comerciantes, generando un tratamiento inequitativo frente a las personas jurídicas, quienes sí pueden buscar un acuerdo con sus acreedores para reestructurar las deudas.

Si el proyecto de Ley logra convertirse en norma, va a llenar un inexplicable vacío legislativo ya que desde hace casi tres años las personas naturales que no son comerciantes y caen en crisis económica, quedan sometidas a los fuertes y encontrados vientos de los cobros ejecutivos individuales de decenas de acreedores que, cada cual por su lado, tratan desordenadamente de recuperar lo que se les adeuda.

Desafortunadamente el proyecto de Ley no ha sido socializado y no se conoce su texto, lo que impide examinar las bondades que tenga y establecer si enfrenta o no los retos de este momento de crisis económica global. En tanto, cientos de miles de familias colombianas 'saltan matones' a diario, disperso y variopinto grupo humano sobre cuyas espaldas recae el señalamiento social y el desmoronamiento de su patrimonio mientras otros gritan que darles la mano es sinónimo de alimentar la 'cultura del no pago'.

Normas inteligentes y creativas pueden permitir a agricultores y a  cabezas de familia de clase media que a diario pasan 'las duras y las maduras' para sobrevivir y pagar las deudas propias de su actividad económica, buscar un segundo aire en el cumplimiento de sus obligaciones en dinero.  

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad