lunes 01 de marzo de 2021 - 12:00 AM

La malla vial de la ciudad, otra promesa largamente incumplida por las alcaldías

... lo deseable es no solamente que se hagan tales inversiones, sino que respondan a una planeación seria para que todo no quede, como es también una pésima tradición, en medidas coyunturales que solo dejan soluciones parciales, con muy pocas áreas cubiertas y por tiempos de duración muy cortos.
Escuchar este artículo

En las primeras posiciones de la lista de incumplimientos permanentes de las administraciones municipales de Bucaramanga con la ciudad, está la del mantenimiento de la malla vial. La verdad es que el tratamiento que se le ha dado a las vías de la ciudad en las últimas décadas ha sido deficiente, por decir lo menos, pues no solamente no se han construido tramos que son importantes en distintas zonas periféricas, sino que el estado actual de muchas de las calles de mayor tráfico es verdaderamente lamentable.

Así lo perciben los conductores de los de carros particulares que se lamentan por el daño que las irregularidades del pavimento causan en sus vehículos, y también hay que atender las quejas de los motociclistas sobre lo mismo, por cuanto para ellos en algunas ocasiones un hueco, una tapa de alcantarilla faltante, la falta de señalización o cualquier obstáculo en la vía puede significar un accidente de consecuencias graves, incluso la muerte.

El deterioro de la malla vial de Bucaramanga en la actualidad es mayúsculo y la inversión que se requiere es cada vez mayor, lo deseable es no solamente que se hagan tales inversiones, sino que respondan a una planeación seria para que todo no quede, como es también una pésima tradición, en medidas coyunturales que solo dejan soluciones parciales, con muy pocas áreas cubiertas y por tiempos de duración muy cortos. Por la ciudad transitan alrededor de 700 mil vehículos de todas las características, pesos y tamaños, que causan impactos de distintas índole tanto a las calles, como a los puentes, andenes y otras superficies que deben ser consideradas dentro de esta planificación.

Por esto es también fundamental que para los 250 mil metros cuadrados que se intervendrán, según la alcaldía, y que corresponden aproximadamente a solo el 10% de toda la malla vial de la ciudad, de 499 kilómetros, según la misma administración, se piense en una priorización técnica y no política, con materiales idóneos y estrictas garantías de cumplimiento tanto sobre la calidad de los trabajos, como sobre el tiempo de ejecución y de conservación frente al uso de la vía. Es claro que atender cerca de 500 kilómetros de vías, con un tráfico intenso como el que tiene la ciudad, no es un asunto de poca monta y por eso mismo es que se debe esperar la máxima exigencia del Gobierno Local para que el esfuerzo presupuestal que se va a hacer sea representativo de la necesidad que hoy experimentan los ciudadanos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad