jueves 11 de junio de 2009 - 10:00 AM

La 'palabra de honor' de las Farc

Hace pocos meses, las Farc habían hecho saber públicamente que no mantendrían a más secuestrados políticos en su poder. De hecho, liberaron luego de lustros de tortuoso cautiverio a los que aún quedaban en la selva después del éxito de la operación Jaque, que les arrebató a Ingrid Betancourt, Clara Rojas y tres estadounidenses, además de varios miembros del Ejército y la Policía Nacional.

Sin embargo, la semana pasada y por enésima vez, la organización guerrillera dejó ver sus entrañas y la manera como verdaderamente piensa y actúa, que vale la pena recordarlo, es muy diferente a lo que dice y pregona. Como se diría coloquialmente, Alfonso Cano y sus filas pelaron el cobre.

Y pelaron el cobre, con su intento de secuestro de los concejales y el Alcalde de la población de Garzón, Huila, operación que dejó cuatro muertos y al presidente de la corporación en poder de esa guerrilla.

Por esa razón, la pregunta que inmediatamente le surge a la opinión pública, refrendada en este siglo XXI luego del fracaso de la zona de despeje en El Caguán es ¿en esas circunstancias, quién le puede creer a las Farc?

Es que con su maniobra en Garzón, esa guerrilla no solo se contradijo abiertamente, sino que liquidó cualquier acercamiento que se pudiera haber considerado con la sociedad colombiana. De hecho, la mentira es de tal magnitud que le cerraron las puertas incluso a los candidatos presidenciales cuya propuesta girara en torno a oír los planteamientos de la subversión.

Pero el tema no termina ahí. El secuestro del concejal debe servir también para encender las alarmas de las autoridades en todo el país.

Es que el hecho de que el plan de las Farc haya tenido un éxito parcial, luego de que lograran entrar al pueblo e incluso pasaran en su huída con el concejal secuestrado muy cerca de un batallón en su camino al monte, debe generar un profundo examen al interior de las Fuerzas Armadas. Sobre todo, si además se analizan algunas cifras recientes del conflicto, que muestran una caída de los combates con ese grupo delincuencial propiciados por el Ejército, al tiempo que se ha presentado un incremento del 100% en los enfrentamientos iniciados por las Farc.

Y sí, es cierto que esa guerrilla comenzó a utilizar una táctica de diseminación en la cual es difícil encontrar a más de tres de sus militantes juntos, lo cual hace más complicado plantear un combate. Sin embargo, también es necesario considerar la posibilidad de que luego de los éxitos obtenidos en los últimos años, las autoridades puedan haber entrado en un marasmo o sentimiento de victoria del cual fácilmente se podría aprovechar el enemigo.

En fin, los sucesos de Garzón deben servir para analizar todos los ángulos, pero sobre todo el político y el militar, para no repetir una historia que ya se había vivido en la Asamblea del Valle, para mencionar apenas un triste ejemplo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad