martes 08 de junio de 2021 - 12:00 AM

La pandemia avanza y extiende la tragedia a todo el departamento

En este momento Santander está sobre los 1.500 contagios diarios, mientras las muertes rebasan frecuentemente los 40 pacientes diariamente, unas cifras contundentes, dolorosas y que deberían mover los esfuerzos de toda la sociedad, no solo los de los trabajadores de la salud...
Escuchar este artículo

Hace ya muchas semanas que en Santander decimos que hemos llegado al punto más bajo y más oscuro de esta pandemia, pero la realidad nos contradice y nos demuestra que cada vez caemos más, que las cifras empeoran y, por supuesto, que la velocidad de contagio aumenta, la mortalidad crece y el desgaste financiero, operativo y, sobre todo humano de la red de atención es cada día mayor. Estamos en un ciclo en el que no parece que encontramos el punto más bajo, desde el que comience el lento ascenso hacia la mejoría de todos los factores que intervienen en una situación de tanta gravedad como la de esta crisis sanitaria.

Y en medio de estas agitadas aguas se dio la activación del triage ético, una medida claramente extrema, que suscita apasionados y legítimos debates en el cuerpo médico y en la sociedad en su conjunto, en tanto tal disposición lo que busca es establecer unos criterios para determinar, ante el hecho cumplido de la incapacidad del sistema para atender a todos los pacientes (en este caso los que sufren de COVID-19), a quiénes se les debe priorizar y darles acceso a la mejor atención posible, mientras se asiste de formas menos especializadas a los demás.

En este momento Santander está sobre los 1.500 contagios diarios, mientras las muertes rebasan frecuentemente los 40 pacientes diariamente, unas cifras contundentes, dolorosas y que deberían mover los esfuerzos de toda la sociedad, no solo los de los trabajadores de la salud, para detener el paso desbocado de la muerte por el departamento, pero, además del factor inesperado de la protesta social permanente, está la reapertura casi total de los sectores económicos y la actitud cada vez más descuidada de las personas sobre su salud.

Están llegando cada día más enfermos a una red de atención largamente superada y no se ven signos esperanzadores en el trazado de la fatídica línea estadística de la pandemia. Es necesario, hoy más que nunca, que las autoridades administrativas atiendan las múltiples alertas que los científicos han dado y las recomendaciones que han hecho; es necesario que se apoye de todas las formas posibles a los trabajadores de la salud en todo el departamento; es necesario que los sectores económicos se responsabilicen de la salud de sus empleados y clientes; y es necesario, sobre todo, que cada uno se haga cargo de su propia vida y la de sus familiares, regresando a la observancia estricta de las medidas de autocuidado.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad