sábado 06 de marzo de 2021 - 12:00 AM

La pobreza también se contagió por América Latina

En Latinoamérica, en cuanto a pobreza retrocedimos poco más de una década y en pobreza extrema dos décadas, todo en un solo año...
Escuchar este artículo

Luego de décadas de esfuerzos de todos los países latinoamericanos por reducir la brecha social y mejorar las condiciones de vida de amplios sectores pobres y pobres extremos, la pandemia llegó para retroceder en un solo año gran parte de lo que se había avanzado. Las cifras que acaba de revelar la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, son sencillamente aterradoras y dolorosas; aterradoras porque, aunque se esperaba que la pobreza aumentara, no se pensó que lo hiciera en tal medida y son dolorosas porque señalan la tragedia diaria que están viviendo millones de latinoamericanos.

A juzgar por los datos que ha divulgado la Cepal, el retroceso del que hablamos puede ser de hasta 20 años puesto que, según la Comisión, la tasa de pobreza, que alcanzó el 33,7% de la población, y la de pobreza extrema, que llegó a 12,5%, no se había visto en los últimos 12 años, la primera y 20 años, la segunda. En otras palabras, en cuanto a pobreza retrocedimos poco más de una década y en pobreza extrema dos décadas, todo en un solo año. Esto significa que las personas en situación de pobreza aumentaron a 209 millones, de ellas 78 millones en pobreza extrema, ocho millones más que en 2019.

Por donde quiera mirarse, esto no es otra cosa que una tragedia de dimensiones continentales que va a requerir no tanto de un gesto humanitario, como de un llamado urgente a los gobiernos de centro y suramérica, para que atiendan debidamente su responsabilidad frente a esta población vapuleada, hoy más que nunca, por su condición económica. En esto hay que considerar, por supuesto, las medidas de índole económica y de Estado en cuanto a subsidios temporales o de largo plazo y otras medidas públicas, pero también es fundamental hoy que las campañas de vacunación nacional de todos los países lleguen a toda la población necesaria y lo hagan en el menor tiempo posible para que la inmunidad general se de y la economía pueda realmente regresar a niveles positivos. No hay nada más contundente que las cifras que tenemos en la región: 21,5 millones de casos de COVID-19, alrededor de 700 mil defunciones, sumado a los 131 millones de pobres y 78 millones de pobres extremos, una realidad apabullante que nos marca un momento de quiebre para la historia económica, social y política de América Latina.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad