jueves 30 de octubre de 2008 - 10:00 AM

La prensa y la desaparición de jóvenes

Día a día crece el número de noticias sobre casos de jóvenes que desaparecieron y después aparecieron muertos, acusados de ser guerrilleros, mientras oficiales y suboficiales del Ejército reclamaban que sus decesos ocurrieron en combate. Esa es una verdad amarga y dura.

Escuchar este artículo

La dinámica de los hechos en Colombia es veloz. Hacer hoy tal tipo de denuncias no conlleva el riesgo que implicaba el señalar hace varias semanas tales casos; ya hay conciencia en la opinión de que desafortunadamente hay manos en el Ejército que se untaron de sangre de compatriotas que fueron los corderos del sacrificio.

Ayer el Presidente y los altos mandos de las Fuerzas Armadas tuvieron el valor de tomar decisiones radicales y llamar a calificar servicios a 26 oficiales y suboficiales del Ejército por tales hechos; esa medida hay que aplaudirla, pero ¿Cómo supo el país de la existencia de la tenebrosa maquina que algunas unidades del Ejército idearon con delincuentes para lograr 'falsos positivos' que les significaran permisos, felicitaciones y ascensos?

Gracias a la valentía y valor civil de un grupo de periodistas y a las denuncias que se hicieron en la prensa escrita y radial fue que Colombia comenzó a percatarse de lo que estaba ocurriendo.

El caso que hizo que todo aflorara fue la desaparición de jóvenes de Soacha y de Ciudad Bolívar de Bogotá, seres infortunados cuyos cadáveres fueron encontrados en Norte de Santander y otros lugares. Pero tener el coraje de levantar la voz y explicar que allí había cosas turbias y que algunas unidades militares estaban envueltas en tan siniestro crimen, implicaba correr riesgos y los periodistas y los medios de comunicación decidieron asumirlos y en algunos momentos el asunto implicaba el arriesgar la vida.

Hace varias semanas el presidente Uribe Vélez expresó en público que tales muertes habían ocurrido en combate contra el Ejército y el Fiscal y la prensa tuvieron el carácter para señalarle al primer mandatario que lo habían informado mal.

Hoy, con razón, se aplaude la más reciente decisión presidencial. Pero es prudente recordarle al país que en las denuncias que con valor se hicieron hay un puñado de héroes anónimos, periodistas ellos, que sacaron a luz lo ocurrido sin importar las amenazas que contra sus vidas hicieron oscuros seres. Y pese a ello siguieron descorriendo tan nefasto velo.     

Esta es otra página que con carácter y dignidad escribió la prensa nacional para bien del país y de sus instituciones.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad