lunes 21 de octubre de 2019 - 12:00 AM

La propuesta de ANIF sobre salario a los jóvenes

Si algo lesiona agudamente el impulso que debe tener el conocimiento y nos cierra las puertas del progreso, es darle de cachetadas a aquel. Y eso es lo que logra esta propuesta.
Escuchar este artículo

Como los costos son una de las principales razones del deterioro laboral que hay en Colombia, más el hecho de que el desempleo esté al alza desde hace cuatro años, hicieron que ANIF insistiera en su propuesta de salario diferencial para los menores de 25 años, que consiste en esencia en que ganen como empleados solo el 75% de un salario mínimo mensual vigente. ¿Es tal propuesta inteligente y será de buena aceptación?

Si bien varios medios de comunicación y analistas se muestran abiertos a tal idea, pocas propuestas comienzan a tener tanto rechazo en los comentarios que se hacen voz a voz, que si bien no salen a la superficie, pueden terminar causando fracturas silentes en el conglomerado y convirtiéndose en uno de los “motores de arranque” de grandes descontentos sociales.

La idea puede aceptarse como ejercicio teórico, pero choca con valores tales como lo que se entiende por trabajo decente y empleo remunerador.

Además, hasta hace no mucho se consideraba que había en el mundo dos tipos de recursos para el crecimiento de la economía: las materias primas y la energía. Hoy se sabe que hay tres tipos de recursos: las materias primas, la energía y el conocimiento. Las dos primeras, al usarse tienden a agotarse. El conocimiento, en cambio, es un recurso en aumento, cuanto más usamos de él, más tenemos. Nada en el mundo contemporáneo nos abre más el camino hacia el progreso que el conocimiento.

Si algo lesiona agudamente el impulso que debe tener el conocimiento y nos cierra las puertas del progreso, es darle de cachetadas a aquel. Y eso es lo que logra esta propuesta. Al golpear el conocimiento, acelera la escasez de recursos, nos aleja del progreso.

Los hogares de hoy en Colombia destinan considerable porción de sus ingresos a la educación de sus hijos, es decir, a abrirles el camino hacia el conocimiento. Los menores de 30 años tienen conciencia de que solo tienen futuro laboral si tienen entre 16 y 20 años de educación académica formal. Pretender que alguien de ese nivel educativo gane un salario 25% menor del que debía ganar, solo por ser menor de 25 años, es cercenar el estímulo del conocimiento. Así, tal propuesta afecta el futuro del país.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad