viernes 16 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La recuperación del Parque Centenario

Si al parque rehabilitado, el Teatro Santander en plena actividad y el Centro Cultural del Oriente también funcionando eficientemente, se le suma un esfuerzo acertado y sostenido en la recuperación social del entorno, entonces sí, más pronto que tarde, podremos ver y disfrutar plenamente de la consolidación de un nuevo polo de desarrollo cultural

Aunque ya en pasadas administraciones ha habido intenciones, estudios y proyectos de reforma y recuperación del Parque Centenario, es de destacar que el presente gobierno haya llegado más adelante en la idea y que haya empezado ya a ejecutar obras en el lugar. Se ha dado, entonces, el primer paso, que es el de superar el anuncio y comenzar los trabajos, viene ahora el segundo paso, que se volvió excepcional en las obras públicas en Colombia, cuando debería ser lo ordinario, y es el de que se cumpla con el cronograma que se traza y el presupuesto que inicialmente se pacta.

La historia de este parque no es muy afortunada, pues, después de ser construido en la pequeña ciudad del siglo 19, como referente de uno de los sitios más agradables de la misma, fue perdiendo poco a poco su importancia y su atractivo, precisamente en la medida en que se descuidaron sus alrededores, donde se fijaron agencias de transporte terrestre intermunicipal, luego hospedajes de paso y de allí a focos de prostitución, cantinas y, finalmente, el parque fue ocupado por el Sanandresito con puestos de tablas y lata que fue desalojado la noche de las brujas de 1987.

Las empresas de buses se fueron, el comercio informal no volvió al parque, pero de los alrededores es poco lo que se ha recuperado, ni en el aspecto urbanístico, ni en el humano y social, puesto que la inseguridad, la venta y consumo de alucinógenos, la afluencia de trabajadores sexuales, además de una gran cantidad de personas en condición de calle, hacen pensar que, si bien las obras civiles en el parque son un factor importante, lo determinante y lo que garantiza el éxito de la inversión de más de 11 mil millones en ellas es que se haga un trabajo serio y permanente con estas personas.

Es lo que la historia nos muestra y nos enseña: si no hay un tratamiento integral de esta conflictiva zona de la meseta, la considerable inversión que se está haciendo va a tener un fugaz impacto positivo, en tanto que si al parque rehabilitado, el Teatro Santander en plena actividad y el Centro Cultural del Oriente también funcionando eficientemente, se le suma un esfuerzo acertado y sostenido en la recuperación social del entorno, entonces sí, más pronto que tarde, podremos ver y disfrutar plenamente de la consolidación de un nuevo polo de desarrollo cultural en el centro de la ciudad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad