domingo 10 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

La reforma a la salud merece un debate serio en el Senado

Lo que el país espera del gobierno Petro es que impulse en el senado un trámite científico, técnico, jurídico e incluso político serio, sin prejuicios, sin presiones burocráticas y con la mayor transparencia que es lo que se requiere en un asunto de tanta trascendencia
Compartir

Finalmente, luego de incontables tropiezos, puntillosas discusiones, desencuentros entre la bancada de gobierno y el mismo gabinete ministerial, quejas de la oposición y sospechas fundadas de alguna proporción de clientelismo entre congresistas de partidos que no la respaldaban oficialmente, la reforma a la salud superó los debates en la Cámara de Representantes y quedó en la antesala de su trámite en el Senado de la República, donde su tránsito, seguramente, no será ni menos azaroso ni más rápido que el que acaba de terminar, como es fácil preverlo dado el alto nivel de pugnacidad que dejó el paso por la Cámara.

Luego, si bien es cierto que el proyecto dio un paso muy grande y demuestra que el Presidente aprendió de los errores cometidos en el primer intento fallido, lo es también el hecho de que el Senado plantea debates de otro tono, desafíos más complejos y momentos políticos muy diferentes a los que existieron mientras el proyecto caminó lentamente por la Cámara. En el Senado lo que seguramente ocurrirá no es sólo la reedición de lo que ya vimos, sino que allí se espera que las posiciones sean más fuertes de parte de los partidos políticos y de todo el sector de la salud.

Si bien el Gobierno Nacional en esta ocasión dio nuevas señales, al buscar acuerdos con los partidos, además de hacer revisiones al proyecto en puntos que las mismas instituciones de salud habían reclamado, el proyecto aún está lejos de un punto de acuerdo mayoritario entre los senadores, por lo que se espera que reciba entre ellos críticas mucho más fundamentadas que las que surgieron en la Cámara, y deberá enfrentar a unos partidos que, ya ejerciendo poderes regionales importantes con sus nuevos alcaldes y gobernadores, se sentirán con más capacidad de influencia y negociación sobre el proyecto.

Lo que el país espera del gobierno Petro es que impulse en el senado un trámite científico, técnico, jurídico e incluso político serio, sin prejuicios, sin presiones burocráticas y con la mayor transparencia que es lo que se requiere en un asunto de tanta trascendencia; pero, por parte de los congresistas, del gobierno, de la oposición e independientes, no se espera nada menos para que, si el proyecto llega a su aprobación final, podamos tener la certeza de que la reforma a la salud no es un salto al vacío en esta materia, sino una verdadera actualización y mejora del actual sistema, siempre pensando en los usuarios y pacientes.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad