miércoles 24 de marzo de 2010 - 10:00 AM

La reforma al Código de Tránsito

En Colombia el proceso de expedición y entrada en vigencia de las leyes tiene una particularidad: cuando son proyectos y se están moldeando, poco o nada se difunden y son ignoradas por la ciudadanía; por otro lado, los ciudadanos, que son los destinatarios de cada norma muestran total indiferencia por su  contenido. Equivocado proceder pues si a alguien afecta lo que se cocina en el Congreso en materia de leyes, es al ciudadano del común.

Eso ocurrió con lo que hoy es la Ley 1383, que modificó al Código Nacional de Tránsito Terrestre y entró en vigencia ayer martes 23 de marzo.

Su difícil trámite duró casi cuatro años pues el proyecto fue presentado a estudio de las Cámaras Legislativas en 2006 y solo hasta ahora es Ley. En la Cámara y en el Senado a su texto le colgaron groseros  'micos' (como el que sancionaba a quien diera limosna en los semáforos) que lograron serle quitados pues desfiguraban lo que se pretendía expedir. Una vez fue aprobada en el Congreso, pasó a sanción presidencial pero el Primer Mandatario le hizo objeciones, por lo que debió ser íntegramente revisada por la Corte Constitucional. Y sus traspiés siguieron pues se demoró mucho la sanción presidencial. Pero pese a ello es hoy la Ley 1383.

¿Qué asuntos significativos contiene su articulado? Cambios que interesan a los ciudadanos del común. El de más relumbrón, más no el principal: quienes son deudores morosos del pago de multas por infracciones de tránsito tienen hasta el 16 de marzo de 2011 para pagarlas con un 50% de rebaja.

Establece cambios en las licencias de conducción: quienes manejan automotores particulares deben refrendarla cada cinco años y, si tienen más de 65 años de edad, ello y la presentación de exámenes de aptitud física, mental y de coordinación motriz será cada tres años. Los conductores de servicio público tal refrendación la deben hacer cada 3 años y si son mayores de 60 años, anualmente.

Desde ayer a quienes conduzcan embriagados se les suspenderá la licencia por un lapso de 2 a 3 años y, si son reincidentes, se les cancelará en forma definitiva. A los conductores de vehículos de servicio privado a quienes les suspenda o cancele la licencia, solamente podrán solicitar una nueva tres años después.

La revisión técnico mecánica y de gases de automotores de más de seis años de uso, será en adelante anual.

Hay algo que generará mucho ruido: el  Ministerio de Transporte tiene cuatro años para diseñar la nueva licencia de conducción única nacional y cuando ocurra, todos los que conducen vehículo deben gestionar nuevas licencias.

Los cambios inciden en el tráfico automotor urbano y por la red de carreteras. Ahora surge la gran preocupación: ¿Será aplicada debidamente? ¿No aumentará ese aquelarre de corrupción que son las asquerosas 'mordidas' de los agentes de Tránsito? La responsabilidad queda en cabeza de cada director de Tránsito Municipal.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad