jueves 30 de julio de 2020 - 12:00 AM

La salud de todos depende de las decisiones de cada uno de nosotros

La gente ya debería tener claro que su salud, la de su familia y su comunidad no depende de medidas policivas ni de mandatos gubernamentales, depende del autocuidado y de la observación de las medidas de bioseguridad...
Escuchar este artículo

El presidente Iván Duque decidió extender por 30 días más el aislamiento preventivo obligatorio, que fue la primera estrategia que se utilizó para mantener controlada la curva de contagio de COVID-19 en sus inicios y, de esa forma, dar tiempo al Gobierno nacional y a los gobiernos departamentales y municipales de prepararse en todos los sentidos para la que se sabía era la inevitable llegada del virus a Colombia.

Para ese momento, había pasado casi el primer trimestre del año y en América veíamos con estupor cómo crecían día a día las cifras de contagios y defunciones en Asia y Europa, continentes por los que comenzó el coronavirus su marcha letal por el mundo. Veíamos cómo estas naciones se encerraban, en un esfuerzo por aislar el virus, dar tiempo y respiro a las redes de atención en salud y salvar el mayor número posible de vidas, hasta que, poco a poco, la desaceleración se produjo, pero entonces la pandemia se tomó Estados Unidos para azotar a esa nación, más que a cualquier otra, y de allí pasar a nuestros países, mucho menos solventes y, por lo tanto, más vulnerables al contagio y la muerte.

Hoy ya superamos las cifras de contagios de Italia, que tanto nos aterraron a comienzos de año, y estamos muy cerca de las de España y Reino Unido, tres referentes europeos de la gravedad de la enfermedad, que nunca pensamos alcanzar.

Ayer Colombia tenía 267 mil casos confirmados (10.200 en las últimas 24 horas) y 9.074 personas fallecidas (297 en las últimas 24 horas). Y en Santander, la situación, obviamente, es similar: ayer superamos las tres mil personas contagiadas (3.050 casos: 2.269 activos, 715 recuperados y 66 fallecidos).

Nuestras cifras y las experiencias de los demás países son suficientemente claras para que la gente entienda que debe cuidarse ahora más que antes.

Si bien el aislamiento preventivo obligatorio se ha desdibujado bastante, debido a las numerosas aperturas que la economía obligó a hacer hace ya más de un mes, pues era imposible sostener el confinamiento total, la gente ya debería tener claro que su salud, la de su familia y su comunidad no depende de medidas policivas ni de mandatos gubernamentales, depende del autocuidado y de la observación de las medidas de bioseguridad.

Las autoridades han declarado una situación de inminente alerta roja por la carencia de UCI para atender a los enfermos más graves, lo que podría acelerar el número de víctimas fatales. De ahora en adelante, más que antes, nuestra salud está en nuestras manos y nuestras decisiones.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad