lunes 26 de octubre de 2009 - 10:00 AM

La seguridad en las ciudades

Uno de los más grandes problemas que tiene el país (y es un lugar común decir que tenemos problemas de notable envergadura) es la falta de seguridad en las ciudades. El problema de inseguridad no es de ésta o aquella ciudad, todas ellas son inseguras; la delincuencia, en sus más diversas manifestaciones, le ha ganado la partida a las autoridades pues mientras aquellas multiplican sus estratagemas para cometer ilícitos, las autoridades policivas –pese a sus esfuerzos- apenas logran sumar éxitos en la lucha contra el hampa.

Algunos sectores afirman que la solución es ampliar a las ciudades el programa de 'Seguridad Democrática' y exponen argumentos y propuestas al respecto. ¿Será tal postura acertada? La respuesta es que tal idea parte de fundamentos incorrectos.

¿Por qué? Basta estudiar con detenimiento en qué consiste el programa de 'Seguridad Democrática', cual es su filosofía, cual es el sendero que sigue, para percatarse que no está diseñado para que su radio de acción cobije a las ciudades. Realmente es un plan de guerra para enfrentar a un enemigo irregular que tiene su epicentro en las montañas y en la selva y que basa su accionar en postulados diferentes al fenómeno de la delincuencia común citadina.

Así, lo que se debe es diseñar y poner en ejecución un plan para enfrentar en forma radical la delincuencia que se ha extendido como una gran mancha por todas las ciudades colombianas.

En tal programa deben desempeñar un papel sustantivo las entidades territoriales –municipios y departamentos-, la Policía y el Estado a nivel nacional y debe tener dos brazos: uno de seguridad citadina y otro de profundo contenido económico social.

Con regularidad se escucha a los mandos de la Policía Nacional anunciar aumento del pie de fuerza. Pero, ¿a qué sitios de la geografía patria se destinan las nuevas unidades policiales?

El aumento del pie de fuerza en cada ciudad debe ser producto de un trabajo común entre Policía Nacional y las autoridades de cada municipio, donde juegue un papel básico la inversión de recursos de la municipalidad, siempre y cuando las nuevas unidades policiales se destinen a preservar el orden público y la convivencia de tal ciudad.

La Nación sufragará los recursos necesarios para formar policiales con destino a las zonas de orden público y al resto del territorio patrio.

Están en mora los candidatos a la Presidencia de la República de lanzar propuestas sobre cómo llevar la seguridad a las ciudades, cómo hacer que a ellas retorne la calma y la convivencia.

La seguridad en las ciudades ha ocupado un lugar secundario en los programas de la administración Uribe Vélez y es necesario que el debate en este punto se abra y se oigan propuestas y soluciones a tan mayúsculo problema que tiene un continente y un contenido diverso al que tienen los otros problemas nacionales, así vaya concatenado a ellos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad