domingo 12 de mayo de 2019 - 12:00 AM

La tarea pendiente en la lucha contra la corrupción

Le corresponde ahora a cada ciudadano decidir con su voto si quiere seguir apoyando a estos corruptos para que les sigan robando sus recursos, o si se decide a votar por aquellos que quieren trabajar por Santander y no por sus bolsillos

Esta semana, la veeduría ciudadana Transparencia por Colombia presentó “El Monitor Ciudadano de la Corrupción”, en el cual identificó y sistematizó 327 hechos de corrupción reportados en 46 medios de prensa entre enero de 2016 y julio de 2018. Con esta información, Transparencia por Colombia realizó una radiografía del alcance de la corrupción nacional según los reportes de prensa. Cabe aclarar que este análisis se hizo sobre las notas de prensa que han registrado hechos de corrupción, pero existen muchos lugares del país donde los actos de los corruptos no quedan registrados, porque no existe prensa que los denuncie ni la ciudadanía los pone en conocimiento de las autoridades. Pero no quiere decir que no ocurran. Por el contrario, muchas de esas zonas han sido por años el fortín en el que se alimentan los delincuentes de cuello blanco, como ocurre con los departamentos más abandonados del país.

En este índice de Transparencia, Santander ocupa el deshonroso primer lugar. Se insiste en que no necesariamente esto quiere decir que es el departamento más corrupto de Colombia, pero sí donde más se ha hecho pública esta corrupción. El informe destaca el valeroso trabajo que desde este diario se ha hecho en dejar en evidencia los rostros de quienes vienen esquilmando el patrimonio de los santandereanos. Pero también deja claro que la Justicia es la gran deudora en esta lucha, pues solo el 48% de los denunciados es capturado, y de este una mínima parte es condena, la mayoría personas en los rangos más bajos de la administración.

El mayor foco de corrupción, dice Transparencia, es la contratación pública, que está directamente ligada a la financiación de las campañas y a los acuerdos clientelistas. Los grandes inversionistas de las campañas, que aportan miles de millones de pesos que no son reportados al Consejo Nacional Electoral, recuperan su inversión a través de los contratos estatales, mientras que los políticos cobran su apoyo electoral mediante cargos y contratos de prestación de servicios.

Según el informe de Transparencia por Colombia, los hechos de corrupción se concentraron mayoritariamente en los sectores de Educación (16%), Infraestructura y Transporte (15%) y Salud (14%), que sumaron cerca de $17,9 billones.

Ahora que comienzan las campañas electorales, se pondrá en marcha esta maquinaria de corrupción. De los candidatos cuyos nombres ya están en la mesa de aspiraciones los santandereanos sabemos claramente quiénes forman parte de este entramado que ha llevado al departamento a este deshonoroso primer lugar de corrupción.

Le corresponde ahora a cada ciudadano decidir con su voto si quiere seguir apoyando a estos corruptos para que les sigan robando sus recursos, o si se decide a votar por aquellos que quieren trabajar por Santander y no por sus bolsillos.

editorial
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad