jueves 12 de mayo de 2022 - 12:00 AM

La Transversal Oriental Metropolitana requiere de una intervención integral

Hoy, como lo denunció Vanguardia, a lo largo de los 1,8 kilómetros de esta Transversal, se evidencian toda clase de anomalías como destrozos en la malla vial, altos niveles de contaminación ambiental, mala disposición de residuos sólidos, falta de señalización vial y andenes...

A mediados del siglo pasado Bucaramanga contó con hombres que, a partir de su conocimiento y compromiso con la ciudad, dedicaron años de sus esfuerzos y capacidades a planear lo que con el tiempo efectivamente se convirtió en el área metropolitana. Ello implicaba no solamente un desafío conceptual para cambiar el parámetro histórico de una zona con la capital y municipios anexos, por una idea mucho más futurista y productiva como la de la conformación de un bloque que se integrara en todos los sentidos posibles.

Bajo esta visión que tuvieron estos hombres, entre ellos quien más se destacó como planeador del área, Carlos Virviescas Pinzón, y el respaldo integral que dieron a su propuesta los primeros cuatro alcaldes populares, se ejecutaron obras de crucial importancia como el Anillo Vial Metropolitano, el Intercambiador Vial de El Palenque, la Prolongación de la calle 45 hasta El Palenque, el Intercambiador de la Puerta del Sol, la conexión vial entre los barrios Bucaramanga, San Luis, Fontana y Provenza, entre otras obras viales que buscaban una mejor y más eficiente interconexión para todos los habitantes del área metropolitana.

Una obra que se ejecutó en esas cuatro alcaldías y fue dada al servicio hacia 1996, fue la Transversal Oriental Metropolitana, que debía acelerar el desarrollo de toda esa zona de Floridablanca y favorecer el tránsito de vehículos entre Bucaramanga y ese municipio. La vía, efectivamente desahogó a otras tan congestionadas entonces como la llamada ‘carretera antigua’ y la autopista, y aunque favoreció la construcción de algunos barrios y conjuntos residenciales a lo largo de su trazado, también produjo invasiones y asentamientos ilegales que no fueron controlados a tiempo y hoy significan un creciente y grave problema social en la Transversal.

Hoy, como lo denunció Vanguardia, a lo largo de los 1,8 kilómetros de esta Transversal, se evidencian toda clase de anomalías como destrozos en la malla vial, altos niveles de contaminación ambiental, mala disposición de residuos sólidos, falta de señalización vial y andenes, un fenómeno de remoción en masa que amenaza con sepultar ranchos, consumo y tráfico de estupefacientes, daños en el alumbrado público, así como construcciones ilegales sin control. La actual alcaldía de Floridablanca está en la obligación de responder por una vía, concebida en un plan ordenado de integración del área metropolitana que hoy, así sea por displicencia y permisividad histórica, se encuentra en estado calamitoso tanto en su infraestructura como en su componente social. La calidad de vida de varias decenas de miles de personas dependen de ello.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad