sábado 18 de junio de 2022 - 12:00 AM

La violencia de pareja, un índice vergonzoso para Santander

Acabamos de conocer, por ejemplo, que el índice de violencia de pareja en Santander está entre los más altos del país, superando incluso el promedio nacional, que es de 116 casos por cada 100 mil habitantes mayores de 12 años y entre nosotros la cifra llega a 118

Lamentable y vergonzosamente Santander tiene entre sus características la de ser un departamento violento, como lo demuestran buena cantidad de los índices regionales y nacionales, en los que frecuentemente figuramos en los primeros lugares por riñas callejeras, entre otros fenómenos sociales. Pero, más allá de estos episodios, que están casi siempre influenciados por el consumo de alcohol o de sustancias psicoactivas, causa más dolor y daño a la sociedad el elevado registro que tenemos en las formas de violencia que se dan al interior de los hogares.

Acabamos de conocer, por ejemplo, que el índice de violencia de pareja en Santander está entre los más altos del país, superando incluso el promedio nacional, que es de 116 casos por cada 100 mil habitantes mayores de 12 años y entre nosotros la cifra llega a 118. Además de lo doloroso que es el hecho mismo de una agresión física a la pareja, lo que esto nos está mostrando es un factor altamente destructivo, un elemento de violencia entre los miembros de una pareja que debería ser la sólida columna central que edifica una familia.

Tenemos que pensar que si la violencia de pareja sigue avanzando, tendremos cada vez más hogares destruidos o disfuncionales, al interior de los cuales, necesariamente, se estarán formando niños con profundas heridas psicológicas, emocionales y afectivas. Lo mismo ocurre con las mujeres, que son víctimas de muchas formas de violencia por parte de sus parejas y afrontan, casi siempre por años, en silencio y sin el respaldo necesario, la humillación y el dolor de una situación claramente desequilibrada en su contra.

Aunque hay algunos casos aislados de violencia de mujeres contra hombres, que merecen, por supuesto, la misma importancia, lo cierto es que es apabullantemente mayoritaria la ocurrencia de hechos violentos contra mujeres y niños, que incluyen, según los expertos, delitos sexuales, violencia interpersonal y varios tipos de violencia intrafamiliar. Estamos frente a un problema estructural de nuestra sociedad, un factor cultural muy nocivo y muy arraigado entre los santandereanos que exaltan la violencia como manera de resolver los conflictos, un esquema que solo nos causa dolor, separación, frustración, y que nos llevará años eliminar de nuestra conciencia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad