viernes 24 de mayo de 2019 - 12:00 AM

La violencia juvenil y la tranquilidad ciudadana

Estamos ante un punto crítico de nuestra vida en comunidad que debe ser revisado, pues las familias colombianas son hoy víctimas inertes de lo que ocurre ‘frente a sus narices’

El pasado 22 de mayo, Vanguardia publicó una nota periodística sobre actos de violencia que están sucediendo en barrios residenciales de Floridablanca, a los que se citan bandas de adolescentes procedentes de otros municipios del área metropolitana de Bucaramanga y allí, ante la mirada atónita de los moradores del lugar, se enzarzan en riñas con cuchillos, navajas, cadenas y otras armas cortopunzantes.

Más allá de la inconformidad de los vecinos, del insuficiente personal del Icbf en la Comisaría de Familia del sector y de la necesidad de que la Policía cubra estos incidentes con personal de ambos sexos para evitar que las requisas se vuelvan “rey de burlas”, pues a las adolescentes solo las pueden requisar patrulleras, lo que es aprovechado por ellas para convertirse en guardadoras de armas y alucinógenos de sus acompañantes, debemos centrar el comentario editorial en el problema y el sistema de justicia impartido a los adolescentes.

La justicia juvenil es alternativa, restaurativa y pedagógica y en hechos como el reseñado, posibilita que medio centenar de adolescentes se “ponga de ruana” a las autoridades de Policía, al personal del Icbf, a las autoridades municipales y se mofen de la comunidad.

En tanto, año tras año, en las ciudades colombianas, aumenta el número de adolescentes -hombres y mujeres- infractores y el número de jóvenes (entre los 18 y los 28 años) que se encuentran recluidos en establecimientos carcelarios y penitenciarios.

La literatura sobre delincuencia juvenil se centra en análisis de la vulnerabilidad que viven los muchachos ante las condiciones de exclusión socioeconómica en que crecen, en las inequidades sociales y económicas existentes, en la falta de oportunidades, en la difícil convivencia familiar, en la tendencia de los jóvenes a transgredir las reglas, a tomar como modelos culturales la tolerancia de conductas transgresoras de las normas, a ser atraídos por la cultura “fácil”, la ilegalidad, a la convivencia con actores violentos, frente a la débil propuesta y respuesta de la sociedad y el Estado al frágil marco en que actúan las autoridades policiales y municipales.

Estamos ante un punto crítico de nuestra vida en comunidad que debe ser revisado, pues las familias colombianas son hoy víctimas inertes de lo que ocurre “frente a sus narices”.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad