sábado 10 de abril de 2010 - 10:00 AM

Las pérdidas de energía eléctrica

Vanguardia Liberal publicó antes de ayer, un informe noticioso sobre las pérdidas de energía eléctrica que hay en el territorio en que la Electrificadora de Santander S.A. presta el servicio. Conforme a datos proporcionados por la empresa, en el primer trimestre de 2010 ascienden a un 24%.

La proporción es alta y preocupante. Desafortunadamente lo divulgado no señala cuánto corresponde a pérdidas técnicas y cuanto a pérdidas negras.

En todo proceso de transporte de energía eléctrica hay pérdidas. Ellas son de dos tipos, técnicas y negras. Técnicas son aquellas que ocurren por causas tales como la obsolescencia de los cables de conducción, los que al envejecer liberan parte de la energía transportada. Negras son consecuencia del hurto de energía llevada a cabo por  los usuarios o clientes del sistema eléctrico.

Las pérdidas negras se dan en barrios subnormales, en no pocas empresas, en establecimientos de comercio y viviendas; otra causa de ellas son la mala calibración y la manipulación dolosa de los contadores de energía que tiene cada inmueble.

Se anuncia una campaña para controlar y reducir las pérdidas negras. Debe recordarse que en tal materia, en administraciones anteriores la ESSA no había hecho bien la tarea por no contar con algo que ahora sí, va a hacer: instalar en las fronteras de los circuitos de distribución macromedidores. Estos,  con certeza, monitorean en tiempo real el consumo de los usuarios de cada circuito. Con ellos se puede establecer en cada sector, de cada municipio, cuánto hurto de energía hay para aplicar los correctivos que sean necesarios.

Además, una campaña eficaz de control de pérdidas negras de energía exige una revisión de los contadores instalados en los inmuebles que hay en cada circuito de energía. Ahí es difícil la tarea de los técnicos por las argucias que la gente idea para esconder su comportamiento irregular. Acceder a viviendas, establecimientos de comercio, oficinas y empresas, genera conflictos que más de una vez mutan en problemas policivos o, inclusive, en problemas de orden público, sobre todo en los barrios subnormales. Por eso debe hacerse, antes, una amplia campaña de difusión de tal labor.

Afortunadamente en la Essa corren nuevos vientos bajo la administración del ingeniero Carlos Alberto Gómez, lo cual no hace aventurado pronosticar que en esta oportunidad los correctivos se implementarán como es debido.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad