lunes 23 de enero de 2023 - 12:00 AM

Las protestas de las comunidades de los páramos

Ya comprometido el presidente Petro en venir a García Rovira a tratar con la comunidad afectada los problemas de la delimitación del páramo, no podemos menos que subrayar la importancia de que el diálogo que se aborde tenga un sentido amplio y pluralista,

La interrupción del tránsito vehicular por algunas vías centrales de Santander, hacia el páramo del Almorzadero y en la carretera a Bogotá, hizo que los medios nacionales se enteraran y se interesaran en la situación que afronta una numerosa población de lugares como Concepción, Cerrito, Chitagá y Carcací, de un ecosistema que cubre hasta 17 municipios de Norte de Santander y Santander, en lo que respecta a las normas de delimitación de páramos que pueden afectarlos seriamente porque podrían impedirles desarrollar su actividad agrícola principal que es la producción de papa.

La protesta no solo es una forma efectiva de expresión, sino un derecho constitucional que, como tal, debe respetarse sin cortapisas y la postura que ha mantenido el actual Gobierno Nacional de acudir siempre al diálogo, al menos en las instancias iniciales de cualquier manifestación popular, es una actitud que enfatiza este derecho, y que debe respaldarse, sin embargo, la extrema flexibilidad puede llevar a errores tanto o más perjudiciales que los de quienes tratan de acallar las protestas desde cuando se inician.

Los manifestantes de los páramos solo cesaron sus cierres viales cuando altos funcionarios les aseguraron que el próximo 3 de febrero podrán reunirse personalmente con el presidente para tratar sus problemas.

Tener un presidente que se entienda personalmente con sus gobernados puede ser un estilo de gobierno abierto, participativo y democrático, sin duda, pero no puede el primer mandatario quedar preso de ese noble objetivo y someterse a que su presencia se convierta en moneda de transacción de todos los conflictos que ocurran en el territorio nacional, porque terminaría por desvirtuar su función presidencial y tergiversar el sentido esencial de la protesta misma.

Aparte de esto, y ya comprometido el presidente Petro en venir a García Rovira a tratar con la comunidad afectada los problemas de la delimitación del páramo, no podemos menos que subrayar la importancia de que el diálogo que se aborde tenga un sentido amplio y pluralista, y que, así mismo, los compromisos a que se lleguen, sean realistas y aplicables en el plazo inmediato, que es lo que los habitantes de esos municipios requieren; pero también es fundamental que, por parte del Estado que el Presidente representa, se cumpla estrictamente lo que haya de pactarse.

La situación de estas familias es muy delicada, su preocupación es profunda y sus propuestas son claras para resolver su futuro, por lo que confiamos en que sus esperanzas no se vean frustradas con negativas sin fundamento o vanas promesas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad