domingo 28 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Las Regiones Autónomas

El que los periodistas llamaron en las elecciones del pasado 14 de marzo 'Voto Caribe'  produjo un interesante fenómeno electoral que comenzará a desarrollarse en los meses que siguen. En primer lugar se dotará a las Regiones Autónomas de un marco jurídico que generará un bochinche noticioso y copará buena parte de la dinámica periodística del segundo semestre de este año y de 2011. Y luego, el volverlas realidad, será motivo de intenso debate y críticas.

Pero ellas, desde ya, muestran problemas y riesgos. Jurídicamente los espejos que el país tiene para establecer qué pueden llegar a ser dentro de unos años son las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, y eso quita el aire.

Efectivamente, en una primera fase las Regiones Autónomas serán cual las CAR, pues se trata de entes corporativos de carácter público, integradas por regiones territoriales que conforman una unidad geopolítica, con autonomía administrativa y financiera, patrimonio propio y personalidad jurídica. Y el país ha vivido y padecido aquello en que han mutado las Corporaciones Autónomas Regionales por las altas sumas de dinero que manejan, su autonomía, los contratos que celebran y el poder regional que generan.

Hablar de la CarSucre y de la CorpoMojana, dos CAR cuya jurisdicción y competencia coincide con el mapa de Sucre, es analizar la influencia que desde hace años allí tiene Álvaro 'el gordo' García Romero, político recientemente sentenciado a 40 años de prisión; mencionar la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauda, CVC, es citar el nombre de Juan Carlos Martínez, ex senador agudamente censurado por sus relaciones con sectores al margen de la Ley; la CVS, que tiene jurisdicción en Córdoba, es muy influenciada por la familia de Juan Manuel López Cabrales, ex congresista condenado a una pena privativa de la libertad; a Corponor, que tiene su sede en Cúcuta, le llaman 'Corzonor', para señalar la influencia que en ella tiene el congresista Juan Manuel Corzo. Y podemos seguir ampliando el mapa y la lista.

Las CAR, en lugar de administrar y defender en sus jurisdicciones el medio ambiente, el desarrollo sostenible y los recursos naturales, se volvieron nidos de abusos y vicios en su contratación, en ellas las cuotas burocráticas y los 'tejemanejes' con la administración central son asunto diario para que 'barones electorales' sigan dominándolas a cambio de apoyar proyectos del Ejecutivo en el Congreso.

Y el riesgo y temor es que las tan esperadas Regiones Autónomas terminen, por arte de componendas políticas, no sirviendo para el real desarrollo de las regiones sino convirtiéndose en monstruos ahítos de vicios que en lugar de transformar el país, nos anclen a un mayor atraso y sean quistes que multipliquen las inequidades -de todo tipo- que padecemos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad