sábado 13 de julio de 2019 - 12:00 AM

Las vigencias futuras del Estado colombiano

si se es laxo en determinar qué gastos plurianuales pueden incluirse para efectos de usar las vigencias futuras, comenzarán a complicarse las cosas en materia fiscal.

Un asunto del que poco se habla y merece más atención de los comentaristas y orientadores en temas económicos y financieros es el de las sumas de dinero que en materia de vigencias futuras ha comprometido el Estado por un lapso de 30 años, es decir, hasta el 2048.

A hoy, están comprometidos algo más de $101 billones suma, casi un 10% superior a la que había en el Marco Fiscal a Mediano Plazo presentado en 2018, o sea, hace un año. Los economistas resaltan que ello significa que de cada $100 que tiene el PIB colombiano, $10 están comprometidos en tal renglón.

Una vigencia futura de esta clase nace de una autorización que al Estado le da el Confis para contraer obligaciones dinerarias que afecten presupuestos de ejercicios futuros, es decir, es un permiso especial para que recursos fiscales de vigencias futuras se asignen al financiamiento de un determinado gasto.

Casi el 60% de dichos $101 billones se relacionan con obras de infraestructura, energía, comunicaciones, aeronáutica, defensa, seguridad y garantía de concesiones. De ellos, el de mayor valor es la primera línea del metro de Bogotá, cuyo costo será una suma semejante al costo total de la primera ola de las concesiones de cuarta generación.

Preocupa lo atados que quedan los gobiernos siguientes y el que tales compromisos recaen sobre los contribuyentes, pues es con dineros entregados por estos al Estado con lo que se pagarán los créditos que se están otorgando en pesos presentes a la Nación.

Usar la figura de las vigencias futuras para llevar a cabo grandes proyectos de infraestructura, o económicos, o sociales, estratégicos para el desarrollo nacional es correcto, de lo que debe tenerse cuidado es del mal uso que pudiere dársele a esta figura.

De allí el ojo avizor que debe haber sobre en qué se va a invertir el dinero, pues si se es laxo en determinar qué gastos plurianuales pueden incluirse para efectos de usar las vigencias futuras, comenzarán a complicarse las cosas en materia fiscal.

De allí el interés de que sobre este tema se abra el debate y se analice al respecto, pues si bien las vigencias futuras no son perjudiciales, es fundamental usarlas en forma correcta.

editorial
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad