lunes 22 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Legislar al ritmo de la tecnología

En pocas palabras, Google lleva años capitalizando el trabajo de los medios que con inversiones cuantiosas y permanentes mantienen una estructura de comunicación, para subir contenidos de los que se lucra el buscador
Escuchar este artículo

La silenciosa rivalidad que siempre ha existido entre Internet y los medios masivos de comunicación parece haber entrado en una nueva fase que ha comenzado a cambiar clara y definitivamente los marcos dentro de los que hasta ahora se habían relacionado estas dos fuentes de información mundial. Internet y sus más sonados fenómenos con audiencias multimillonarias en todos los continentes, como Google o Youtube y las arrasadoras redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, TikTok, Reddit, entre otras, habían logrado influir en todos los países hasta convertirse en una especie de suprapoder que determinaba el ritmo y el curso de los acontecimientos y las opiniones de las personas.

Este crecimiento inusitado lo lograron estos sitios web gracias, claro, a la aceptación de los usuarios de Internet porque respondían con facilidad, inmediatez y versatilidad a muchas de sus necesidades, sino también a la carencia de legislación en todo el mundo que regulara los alcances y límites de la Red mundial. Por esa enorme grieta fueron multiplicándose las propuestas de cientos de empresas que, como Google, simplemente se nutren del trabajo de los medios de comunicación para capturar casi todo el tráfico de noticias y publicidad a través de su buscador, sin que para ello tuviera que producirlas.

En pocas palabras, Google lleva años capitalizando el trabajo de los medios que con inversiones cuantiosas y permanentes mantienen una estructura de comunicación, para subir contenidos de los que se lucra el buscador. Un primer paso hacia el equilibrio en este campo acaba de darse en Francia, en donde Google y un panel de medios franceses llegaron a un acuerdo, a finales de enero pasado, que regula los derechos de autor y obliga a la tecnológica estadounidense a pagar a los editores de noticias por el uso del contenido que llevan a la Red.

Este es un hecho sin precedentes, al que le ha seguido el proyecto de ley, único en el mundo hasta ahora, que comenzó a tramitarse en Australia con la intención de que tanto Google como Facebook paguen a los medios de comunicación por utilizar sus contenidos. Al acuerdo de Francia y a la ley que probablemente se aprobará en Australia, seguirán muchas acciones más en todos los países, que deben dar a cada legislación nacional una marcha mucho más ajustada a las velocidades a las que avanza Internet y hagan verdaderamente justa la relación entre los gigantes tecnológicos y los medios de comunicación.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad