lunes 07 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Lo que está en juego en Copenhague

Hoy, 7 de diciembre, comienza en Copenhague la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la que deliberará hasta el próximo 18 del presente mes, cuando se espera que los gobiernos de 192 países suscriban un acuerdo que busque evitar que la temperatura del planeta aumente en dos grados centígrados en los próximos años, umbral que para los científicos marca el límite entre un planeta sostenible y el comienzo de una catástrofe mundial. Para lograrlo, hay que reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

El éxito de la Conferencia de Copenhague depende de si E.U., que es el mayor emisor de tales gases, es convencido por la comunidad mundial para que se comprometa a combatir el cambio climático y junto con los países industrializados y las tres grandes economías emergentes (China, India y Brasil), reduce sus emisiones de gases efecto invernadero entre un 25 y un 40% para el 2020 (respecto del nivel de emisión de 1990). La administración Obama anunció que podría reducir tales emisiones en un 17% para 2020 respecto de 2005, lo que es considerado como insuficiente pues dicho país es el mayor productor de tales gases (el 20,34% del porcentaje mundial).

La reducción de la emisión de gases efecto invernadero y la lucha no engañosa que en tal sentido se adelante a nivel mundial es lo único que puede evitar una catástrofe de imprevisibles consecuencias. Desafortunadamente los analistas son escépticos respecto del éxito de la Conferencia de Copenhague pues en ella habrá más posiciones políticas que científicas.

El momento que vive el planeta es crítico y mientras las grandes potencias no decidan liderar la lucha por la neutralización del cambio climático, el asunto tendrá un liderazgo débil y el mundo se encaminará hacia una gran desgracia.

¿Colombia tiene amenazas si no se avanza en la lucha contra el calentamiento global? Sí y graves.

En los próximos años el 78% de los picos nevados desaparecerá por el deshielo, diversas zonas de la región andina tendrán hasta un 30% menos de lluvia por año lo que producirá crisis alimentaria y escasez de agua, se afectará la capacidad hidroeléctrica, San Andrés islas perderá casi el 20% de su territorio, aumentará el número de inundaciones, las costas perderán cerca de 500 mil hectáreas por el aumento del nivel de los océanos, disminuirán entre el 1% y el 3% de los suelos aptos para cultivos. Y esos solo algunos de tales efectos.

Gran parte del mundo será solo un espectador no protagonista en Copenhague, pero será víctima de primera fila de la falta de responsabilidad con el planeta. Y Colombia será uno de los no protagonistas.

Así, el mundo está en manos de un puñado de países que buscará eludir su responsabilidad por un hecho que comenzó a mediados del siglo XVIII, cuando se dio inicio a la revolución industrial y con ella, la producción incontrolada de gases efecto invernadero.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad