viernes 20 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

¿Lograremos evitar que vuelvan a sus andanzas?

¿Qué realmente efectivo está haciendo el Estado para cercenar la espiral de crímenes, venganzas, delitos que está empezando a haber? Ya numerosas regiones están volviendo a vivir en zozobra pues ha vuelto a haber vendettas
Escuchar este artículo

Desde los años 70 del siglo pasado se consideró que extraditar a los narcotraficantes a Estados Unidos para que el aparato judicial de ese país les impusiera penas privativas de la libertad era eficaz para frenar la desenfrenada comisión de delitos que tenía a la comunidad en zozobra y al Estado contra las cuerdas. Sabida es la salvaje reacción de los grandes capos del narcotráfico, de los espeluznantes actos de corrupción, secuestros, de atentados a sedes de medios de comunicación y de entidades estatales, de asesinatos de jueces, políticos, periodistas, masacres de inocentes en centros comerciales, estadios y otros lugares públicos que fueron escenario de actos de terror para intimidar a las más altas esferas del Estado, de la prensa, la economía y la opinión pública.

El asunto se agravó en los años 80. Cada día el Estado era menos capaz de enfrentar la avalancha de crímenes contra lo más caro de nuestros valores, mientras los narcotraficantes vociferaban que ‘preferían una tumba en Colombia a una celda en Estados Unidos’.

La situación lentamente comenzó a cambiar. El Estado ganó terreno, logró comenzar a capturar a las cabezas de los carteles del narcotráfico. Numerosos narcotraficantes murieron en enfrentamientos con los organismos de seguridad estatal y cada vez más delincuentes fueron extraditados a Estados Unidos. Colombia tuvo respiro, decreció la zozobra, pero comenzó a descorrerse el velo de temor que los delincuentes tenían a la Justicia Norteamericana. Debido a los beneficios otorgados a quienes colaboran con el aparato judicial de tal país, muchos lograron condenas menos severas de lo imaginado y se percataron que negociar con las autoridades judiciales de E.U. les favorecía.

Abultado número de pesos pesados del crimen organizado ya pagaron condenas en el país del norte y han regresado a Colombia. Algunos están presos en nuestro país descontado penas por diversos delitos, pero muchos volvieron a sus andanzas, han estado reorganizando sus redes delincuenciales, recuperando a sangre y fuego las propiedades que tenían, haciendo fechorías.

¿Qué realmente efectivo está haciendo el Estado para cercenar la espiral de crímenes, venganzas, delitos que está empezando a haber? Ya numerosas regiones están volviendo a vivir en zozobra pues ha vuelto a haber vendettas, etc. ¿Lograremos evitar que haya una nueva temporada de días de miedo?

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad