jueves 30 de abril de 2009 - 10:00 AM

Los centros de poder

Dos hechos de inmenso significado, han logrado que el reparto de áreas de influencia en la política mundial, giren en forma sustancial: Por un lado, las cifras negativas de la economía que hundieron al modelo de mercado en una crisis de semejantes proporciones a la que atravesó el mundo en 1929 y, además, la nueva orientación que a la política internacional ha dado el Presidente Obama, cabeza de la principal potencia del orbe.

El mundo de hoy se ha dado cuenta de que el discurso sobre las bondades de la globalización tiene tanto de ancho como de largo, que es frágil y que muchas cosas deben revisarse pues el modelo que ha impulsado la economía occidental no es armónico, generando consecuencias muy graves.

Y hay otro ingrediente, las pretensiones de países que buscan una mejor ubicación en el eje mismo donde se decide la suerte del mundo, aspiración que tienen China, Rusia, Alemania, India y Brasil, naciones que consideran se han convertido en polos de desarrollo y centros de influencia regional.

Los escenarios donde se ha puesto en evidencia que las cosas hoy no son como lo eran hace un año, han sido foros internacionales tales como la V Cumbre de las Américas, la Asamblea del BID y la reunión del G-20, en los que fue evidente que hay un reacomodo en los ejes del poder mundial.

A la orden del día están las fricciones que demuestran que algunos pierden influencia y poder y otros reclaman protagonismo. Entre ellas sobresalen: En el seno de la OTAN no hay consenso sobre la política a seguir en Afganistán; Rusia alzó la voz y rechazó el despliegue de un escudo antimisiles de E.U. en Europa Oriental; Francia decidió medir fuerzas, reingresó a la OTAN y comenzó a jugar un papel principal en el conflicto árabe israelí; Japón está instalando su propio sistema de defensa antimisiles; aumentan las tensiones entre India y Pakistán; el dólar de E.U. pierde protagonismo y China pide que sea reemplazado como moneda dominante; Rusia y China fortalecen el Grupo de Shangai; Brasil sobresale como líder indiscutido de América Latina y propone una iniciativa para Suramérica que incluye asistencia y coordinación militar.

¿No muestra ello que los países que llegan en mejor posición a la crisis de la economía están tirando los dados y jugando su suerte? ¿No es acaso un reacomodamiento de los centros de poder del mundo?   

Es decir, hacia adelante las cosas no serán como lo fueron hasta 2007; el papel de varios países ha cambiado y la política exterior de cada nación debe transformarse, amoldar su discurso y su modelo a las circunstancias del momento y mirar el concierto mundial en forma diferente.

¿En ese escenario cómo está Colombia? ¿Cuál es la decisión del gobierno Uribe en torno a hechos tan protuberantes? No hay certeza y una cosa es evidente, en esos temas, el país no se puede demorar más.   

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad