sábado 15 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Los conservadores de Woodstock

Este fin de semana el mundo occidental especialmente, recuerda la celebración del más nutrido, emotivo y escandaloso concierto de Rock en la historia:

Woodstock 69. Este encuentro apoteósico de la juventud estadounidense, se ve hoy como el momento culminante de una década que recicló el luto mustio de los espíritus golpeados por la segunda guerra mundial y convirtió toda esa desolación en una melodía por la paz y el amor, que trascendió las letras de las canciones para alcanzar ribetes sociológicos y políticos que, aún hoy, son materia de interesantes debates.

Luego de que los Beatles sepultaran el duelo de la guerra e inauguraran la década de los 60 con sus canciones pegajosas e irreverentes, se generó una ola juvenil idealista que primero recorrió Europa, saltó muy rápidamente a Estados Unidos y configuró una cultura pacifista que fue el sello de aquella generación y el leitmotiv de esta gigantesca aspiración de hermandad mundial que, sin embargo, tuvo manifestaciones un poco más beligerantes como la que los ‘hippies’ hicieron en 1970 frente a la Casa Blanca, para exigir al presidente Nixon que retirara las tropas norteamericanas de Vietnam.

Analistas norteamericanos se han dado en los últimos días a la tarea de analizar distintos aspectos de Woodstock como uno de los más curiosos y disímiles acontecimientos de la agitada década de los 60. Una de las figuras recurrentes en cualquier perspectiva de estudio de este caso, y que la hace interesante para cualquier país, es la de la teoría del péndulo que tiene permanente aplicación en asuntos de política y sociología.

Aquí, el péndulo fluctúa desde las primeras vibraciones armónicas del suave Rock and Roll de The Beatles en 1962, hasta el punto más alto, en 1969, con 500 mil jóvenes reunidos en un predio en las afueras de New York, haciendo el amor en comunidad y oyendo las notas de lo que era el Rock duro de la época. Esto hizo, según los expertos, que desde ese momento se gestara en los sectores más conservadores de Norteamérica una reacción tan radical en lo represivo, como radicales habían sido los jóvenes en su expresión de libertad.

En otras palabras, Woodstock provocó el realineamiento de las fuerzas conservadoras que después se consolidaron en 12 años de gobiernos republicanos, dos períodos de Ronald Reagan, seguidos por uno de George H. W. Bush. Visto con los ojos de la historia, el proceso del hippismo y los movimientos pacifistas de los años 60 tuvo el irónico desenlace de contribuir a la consolidación de lo que los politólogos locales llamaron el neo conservatismo norteamericano en un círculo de radio tan amplio, que para muchos sólo ahora parece haberse cerrado con el final de la segunda administración de George Bush, hijo y el ascenso de Barack Obama, sin duda, un heredero de las románticas consignas ‘sesenteras’, ataviadas hoy con las modernas tendencias ambientalistas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad