jueves 05 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Los desacuerdos en las ciclorrutas

Ponderación, coherencia y atención a la comunidad es lo mínimo que debe pedírsele a esta administración en lo relacionado con las ciclorrutas
Escuchar este artículo

Desde el mismo momento en que la administración municipal propuso la construcción de ciclorrutas en la ciudad se expresaron voces a favor y en contra de la idea. Los practicantes del ciclismo, quienes tienen dificultades con sus costos de transporte pero no se arriesgan a trasladarse en bicicletas por vías congestionadas, quienes son afines a actividades recreativas, quienes por razones de alguna dificultad de orden físico ven en esta una oportunidad de moverse con seguridad, etc, recibieron de la mejor manera el proyecto. Pero los usuarios de las vías, que sufren por el mal estado o la insuficiencia de las mismas, o quienes tienen sus viviendas o negocios en frente de las aceras, mostraron inconformidad y rechazo ante los anuncios hechos ya hace más de un año.

La Alcaldía se mantuvo firme con su proyecto, al que dedicó más tiempo del anunciado en su planeación, para determinar, se supone, los trazados de las ciclorrutas, además de sus características técnicas, para que las mismas fueran las mejor adecuadas y las más seguras para sus usuarios. Sin embargo, a pesar de que se invirtieron largos meses en esta etapa, todo indica que se descuidó la ‘socialización’ del plan, lo que se infiere del hecho claro de que una vez comenzaron las últimas obras de construcción de estos canales de tránsito, la reacción ciudadana fue altamente beligerante en el reclamo de que no fue debida y oportunamente informada la manera como iban a afectarse sus viviendas o negocios. Hoy, llegamos a la situación indeseable de una administración enfrentada a la ciudadanía e imponiéndose a ella, y una ciudadanía que insiste en hacer reclamos, muchos de ellos justificados.

Y para redondear la situación, no hay claridad frente a lo que manifestó el alcalde Rodolfo Hernández, quien de forma conciliadora con los comerciantes afirmó estar dispuesto a reconsiderar el proyecto de las ciclorrutas, mientras los funcionarios de su administración insistían en que el trazado ya estaba definido hace mucho tiempo, por lo cual no es posible hacer cambios sustanciales en el mismo.

Es lamentable que una propuesta en beneficio de la ciudad como la construcción de la ciclorruta haya terminado en el enfrentamiento de la administración local, el sector del comercio y parte de los ciudadanos.

Ponderación, coherencia y atención a la comunidad es lo mínimo que debe pedírsele a esta administración en lo relacionado con las ciclorrutas, un proyecto que está pasando de novedoso a odioso para buena parte de la ciudadanía. Es necesario abrir un espacio para escuchar a los comerciantes y ciudadanos y no permitir que una discusión que debe ser técnica se convierta en el argumento fácil y electorero de los candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad