domingo 21 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Los desafíos del nuevo Congreso

Hoy hace ocho días, el país eligió un nuevo Congreso. Todavía a lo largo y ancho del territorio nacional se respira la resaca electoral, no solo de quienes invirtieron trabajo y dinero para tratar de salir elegidos sin lograrlo, sino también por la estela de dudas y sospechas que dejaron muchos de quienes alcanzaron una curul en el Capitolio, por la manera en que la obtuvieron.

Sin embargo, con los hechos ya consumados, es hora de comenzar a pensar en lo que viene. Y lo que viene, no es fácil.

Es que el parlamento recién elegido, debe afrontar varios temas trascendentales para el país. Y si quiere hacerlo con la altura y diligencia que requieren las circunstancias, está en la obligación de realizar un profundo examen de conciencia que comience por cambiar el comportamiento que lo ha caracterizado en los últimos tiempos.

La politiquería, la búsqueda desenfrenada de prebendas, el cobro de sobornos al Ejecutivo por el trámite de proyectos de ley imprescindibles en el momento, así como las luchas internas y el compendio de irregularidades generalizado como la negociación de burocracia, deben dar un respiro para abordar el tratamiento de los problemas más urgentes.

Es que no solo se trata de legislar para una nueva rama ejecutiva, cuyo Presidente aún está por definirse. Este hecho por sí solo le dará un nuevo panorama a la agrupación de fuerzas políticas, y más concretamente entre quienes protagonizarán el oficialismo por un lado y la oposición por el otro.

Sin embargo, el gran reto está en abordar con la seriedad y honestidad que requieren las circunstancias, cuestiones tan substanciales como el descalabro inminente en la salud, la reforma tributaria estructural que seguramente deberá tramitarse, el sistema pensional parado en la orilla del abismo y hasta la ratificación del TLC con Europa, para enumerar apenas algunas de ellas.

Así las cosas, a pesar de que la historia reciente no ayuda precisamente al optimismo, tanto la opinión pública como la prensa además de las fuerzas vivas del país deben mantener un ojo avizor sobre el Capitolio, con el fin de presionarlo para que cumpla con el desafío que tiene por delante. Al fin y al cabo, es demasiado lo que está en juego.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad