sábado 05 de enero de 2019 - 12:01 AM

Los drones y la erradicación de narcocultivos

La administración Santos Calderón impulsó la sustitución voluntaria de cultivos y la erradicación manual; hubo críticas por ser ello lento, mientras la resiembra de lo erradicado era veloz.

El área sembrada en coca en Colombia ha sido dolor de cabeza desde hace años. Según Washington, son entre 220 mil y 230 mil hectáreas; según nuestro Gobierno, entre 170 mil y 180 mil. Sea lo uno o lo otro, una extensa área agrícola está sembrada en coca y toda su producción se transforma en cocaína que se consume tanto en el extranjero como en nuestras ciudades.

Establecer cuál es la más certera política de erradicación de tales cultivos ha sido motivo de agudo debate; es complejo dilucidar qué argumentos son atinados y cuáles se basan en intereses políticos, o en intereses económicos de fabricantes de productos agrícolas utilizables para tal labor, o de fabricantes de tecnologías usables para tal menester, entre otros.

Eso ha dificultado establecer el camino a seguir al respecto. Una sentencia de la Corte Constitucional, de 2.013, ordenó suspender las fumigaciones aéreas desde avionetas por causar daños colaterales. Sentencia de una Corte Internacional condenó a Colombia a pagar perjuicios provocados a tierras ecuatorianas al usarse avionetas para fumigar narcocultivos.

La administración Santos Calderón impulsó la sustitución voluntaria de cultivos y la erradicación manual; hubo críticas por ser ello lento, mientras la resiembra de lo erradicado era veloz.

El Presidente Iván Duque, siendo candidato, propuso fumigar con drones y ya posesionado, dispuso seleccionar el tipo de drones aptos para utilizar y escoger los lugares en que se empezaría a erradicar cultivos ilícitos con el uso de tal tecnología.

Pronto el gobernador de Antioquia advirtió que los drones usados no tienen la velocidad necesaria para combatir eficazmente tales cultivos. Después, el ministro de Defensa manifestó que los resultados de tal fumigación son insuficientes, insatisfactorios, que los drones usados no son los adecuados. Altos mandos de la Policía consideran que dichos drones tienen poca capacidad de carga de la sustancia a fumigar, su recorrido es lento, que trabajan bien en terrenos planos pero en terrenos montañosos su labor es deficiente y que al encontrar un árbol, el dron termina quedándose estático.

Ahora, proponen complementar el uso de drones con la acción de dragas, erradicación manual y aspersión aérea. ¿Qué hacer? ¿Cómo solucionar este nudo gordiano?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad