domingo 30 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Los escogidos del Gobierno

Que el Gobierno Nacional y particularmente el presidente Uribe son poco receptivos a las críticas que reciben desde diferentes sectores de la sociedad, es una de esas realidades que se han probado y comprobado en los seis años que lleva la administración actual. Sin embargo, no por ello se debe declinar el objetivo de señalar los errores cuando se cometen. Sobre todo, cuando terminan afectando directamente al Ejecutivo, como sucede precisamente en estos casos.

Es que tanto el Primer Mandatario como sus más cercanos colaboradores, deberían ser mucho más estrictos a la hora de elegir a sus subalternos y candidatos para los altos cargos del Estado. Tan solo en los últimos meses se han cometido equivocaciones de alto calado, con un agravante. Lejos de ser corregidas, se han empeorado por pura y física obstinación que no lleva a ninguna parte.

El caso del ministro del Interior cuyo hermano está seriamente comprometido con organizaciones delincuenciales, comentado ya en este espacio en ocasiones     anteriores, es prueba fehaciente de ello, al que lamentablemente hay que sumarle otros más cuyos efectos no son benéficos para las instituciones y el país.
Es que lo sucedido con Ovidio Claros, el recientemente elegido magistrado del Consejo de la Judicatura, propuesto por el presidente Uribe en la terna de aspirantes al cargo en el que luego fue elegido por el Congreso de la República y a quien se le destapó un proceso en la Fiscalía por alimentos, refuerza el argumento.

Y como si ello fuera poca causa de preocupación, ahora al gobierno le tocó admitir que propuso como candidato al magistrado del Consejo Superior de la Judicatura al excandidato conservador a la gobernación de Boyacá, Pedro Alonso Sanabria Buitrago, quien está acusado de presuntamente haber recibido 400       millones de pesos de la tristemente famosa DMG.

Y sí, puede que este último asunto haya sucedido antes de que la pirámide fuera cuestionada en toda su dimensión, pero esa posible mala suerte no es disculpa para justificar la falta de rigurosidad y decoro a la hora de hacer las selecciones.

Selecciones que ya tienen un historial cargado de escándalos como el del ahora ex director del DAS Jorge Noguera, a quien el Presidente defendió hasta que las pruebas de las acusaciones frente a la justicia no se lo permitieron más.

El doctor Álvaro Uribe Vélez tiene una cosecha de logros en su gestión que el país sin duda alguna le reconoce. Sus éxitos en la lucha contra la inseguridad y el                  terrorismo, así como en el resurgimiento de la confianza de los inversionistas con los consecuentes resultados en el desempeño de la economía, son innegables. De hecho, de ahí se desprende el segundo mandato que le entregaron los colombianos. Y es precisamente por esa razón que debe corregir equivocaciones y errores como los ya mencionados, para evitar un desgaste de credibilidad y apoyo que puede llegar a opacarle un desempeño que no le veían los colombianos a un Presidente hace una década.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad