sábado 09 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Los jóvenes y la lectura

Hace pocos días, a finales de abril del presente año, el DANE publicó un interesantísimo trabajo estadístico llevado a cabo por tal entidad estatal sobre los jóvenes y su comportamiento frente a los libros y la lectura. Desafortunadamente los medios de comunicación no le han dado a los datos en él contenidos, la difusión que merecen, ni los analistas han profundizado sobre el continente y el contenido de lo que pone en evidencia. Pero no por eso la sorpresa que deja es menos placentera.

El país ha aceptado una afirmación conforme a la cual los jóvenes que tienen entre 12 y 25 años no leen, son adictos al computador, al internet, a los juegos de video y a la televisión, lo que hace que el futuro de los libros sea negro. Por eso, con suficiencia los 'profetas' lanzan sentencias condenándolos a la desaparición.

Conforme al trabajo estadístico del DANE, el 66% de la población colombiana que en 2008 tenía entre 12 y 25 años es lectora y entre 2002 y 2008 el número de jóvenes lectores ha aumentado significativamente. ¿Por qué no se ha resaltado ello?

Algo más: el 11,59% de los libros leídos en 2008 por los nuevos colombianos son de bibliotecas públicas y fueron leídos en ellas o por haber sido prestados por ellas; en tal año el 50,68% de quienes tenían entre 12 y 25 años, asistió por lo menos una vez a bibliotecas públicas.

Y algo muy importante: tres bibliotecas colombianas están entre las 20 más visitadas del mundo. Ellas son: la Luis Ángel Arango del Banco de la República, la de El Tunal y la de El Tintal, todas ubicadas en Bogotá.

Pero allí no acaba todo: el 64,11% de los jóvenes que leyeron libros en 2008 lo hicieron por placer, gusto y entretenimiento; el 7,44% por cuestiones de trabajo y el 28,49% por razones de estudio. La cifra estadística anterior, que data de 2002, señalaba que la mayoría de jóvenes que leyeron libros lo hicieron por razones escolares o por trabajo. Es decir, se ha invertido sustancialmente la tendencia.

Según la encuesta, los temas de lectura preferidos por los jóvenes en 2008 fueron la literatura, la poesía y el arte. ¿Qué muestra ello? Demasiadas cosas.
Sobresalen: que es falso ese aserto, que se toma como verdad indiscutida, de que los jóvenes no leen y que el libro sigue teniendo una magia sin par entre nuestros compatriotas.

Que el 66% de nuestros jóvenes sigan recurriendo a la lectura, quiere decir que otra generación es lectora, que se está formando una generación que tendrá una mirada crítica ante el país y que los nuevos colombianos tienen más fácil acceso a la lectura porque hoy cerca de mil municipios están dotados de bibliotecas públicas.

Algo más y de gran connotación: pone en evidencia que no todo lo que sentencian quienes dicen analizar la realidad es acertado y que muchos colombianos siguen embrujados por los libros pese a los avances tecnológicos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad