lunes 07 de junio de 2021 - 12:00 AM

Los ‘Laboratorios urbanos’ no deben convertirse en espacio para la politiquería

Dos grandes responsabilidades tienen entonces los concejales con su propuesta, no crear falsas expectativas en la comunidad y no convertir un nuevo espacio de participación ciudadana en otra expresión de politiquería que tanto debilita nuestras instituciones.
Escuchar este artículo

Aunque sin duda es una buena señal que los concejales de Bucaramanga estén promoviendo lo que llamaron ‘Laboratorios urbanos’, mediante los cuales buscan reunirse con la comunidad, lo cierto es que de esa manera lo que hacen es cumplir con una de las funciones que taxativamente les fija, por ejemplo, la Ley 136 de 1994, que establece que los concejos deben “promover la participación comunitaria y el mejoramiento social y cultural de sus habitantes”, además,obviamente, de las que le determinó la Constitución de 1991.

En la estructura político-administrativa colombiana siempre, y sobre todo después de la definición de Estado Social de Derecho que fijó la Carta del 91, los concejos municipales han sido el primer y fundamental contacto que tienen los ciudadanos con las instancias del Estado y en esa medida son los concejales quienes, sobre todo, deben responder a su condición de voceros y representantes de las comunidades ante los entes y poderes administrativos y gubernamentales, para garantizar que se cumpla esa función social, democrática y participativa que es esencial para el cumplimiento del fin que la Constitución le fijó al Estado.

Los concejos tienen entonces esa gran responsabilidad que, como toda institución derivada del sufragio, deriva su razón de ser de la decisión del voto popular que es, ni más ni menos, el máximo poder en una democracia representativa como la nuestra. El ciudadano ha delegado en los concejales esa representación y de allí que lo mínimo que esa Corporación debe hacer es permanecer en contacto con las comunidades, estrategia a la que buscan responder los ‘Laboratorios urbanos’ en Bucaramanga y que en una gran medida tendrán éxito si se les fija una metodología que garantice una participación amplia y eficiente en las sesiones de trabajo con las comunidades.

Pero, sobre cualquier consideración, la estrategia propuesta por el concejo de la ciudad no se convertirá en un nuevo motivo de decepción y en un nueva razón para el desprestigio de la Corporación, si se evita a toda costa que en los encuentros comunitarios se filtre la politiquería y que todo lo que puede ser fortalecimiento de la ciudadanía y la democracia, termine en el terreno del padrinazgo, el clientelismo y la manipulación de la representación popular mediante el consabido intercambio de favores por votos. Dos grandes responsabilidades tienen entonces los concejales con su propuesta, no crear falsas expectativas en la comunidad y no convertir un nuevo espacio de participación ciudadana en otra expresión de politiquería que tanto debilita nuestras instituciones.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad