Publicidad

Editorial
Jueves 11 de enero de 2024 - 12:00 PM

Los lixiviados la nueva alerta en El Carrasco

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

El relleno sanitario El Carrasco afronta hoy un problema que debe ser tratado con la mayor celeridad a fin de evitar que lleguemos a una situación de emergencia ambiental, que ya hemos vivido en el pasado. La situación, que es calificada como de urgente y podría, si no se atiende debidamente, convertirse en crítica, tiene que ver con la planta de tratamiento de lixiviados que, ante la continuación del uso del relleno, debió ser repotenciada hace al menos cuatro años, y ante la no ejecución de la obra, la situación hoy es de mayor riesgo, además de que puede estar causando un grave daño ambiental en la zona.

Pero, la necesidad y la urgencia de la situación que está dada, no es solamente porque así lo impone la realidad física y ambiental que se da en la operación diaria de El Carrasco, sino que, además, responde a exigencias que han hecho los órganos de justicia que en varias oportunidades han declarado la necesidad de que se tomen medidas serias, entre otras cosas, frente a este aspecto del tratamiento de los lixiviados, cuya insuficiente planta no alcanza a tratar en su totalidad, deja unos excedentes y el riesgo ambiental.

La situación, como se advierte, no es de consideración ligera, pues estamos hablando de un riesgo para la operación del relleno sanitario, pero también de unas condiciones de permanente contaminación de la flora, la fauna, el suelo y algunas fuentes hídricas que sufren la llegada a sus aguas de líquidos putrefactos que son los que se desprenden de los residuos sólidos que se disponen en El Carrasco. Hace cuatro años la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, enfatizó también sobre la urgencia de repotenciar esta planta de tratamiento, sin que a hoy eso se haya hecho siquiera en una mínima parte.

Por ahora, con los ánimos que impone el nuevo gobierno, la gerencia de la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, ha asegurado que este proyecto, ahora sí se ejecutará y que tal cosa ocurrirá dentro de los primeros cien días de la nueva administración municipal. Será esta, entonces, una buena manera de medir el grado de compromiso tanto de la gerencia de la Emab, como del alcalde Jaime Andrés Beltran, no sólo para establecer su eficiencia administrativa, sino, lo que es aún más importante, su compromiso con un problema de magnitud tan grande y de tanta complejidad como es el de la disposición de residuos sólidos en el área metropolitana.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Redaccion Editorial

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad