sábado 14 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Los motociclistas irresponsables siguen causando tragedias en las vías del área

Las cifras son concluyentes, solo en Bucaramanga durante el año pasado, 46 personas (el 63% de los accidentes viales con víctimas fatales) fueron motociclistas, mientras hubo 1.273 heridos también como conductores o pasajeros de estos vehículos

Una mujer de 35 años que decidió utilizar un servicio ilegal de moto para transportarse murió atropellada por otra motocicleta, conducida en contravía por un menor de edad, en un día laboral, a las once de la mañana. El hecho, doloroso en sí mismo, implica una tragedia para la familia de esta mujer y se suma al alto número de fatalidades que ocurren todos los años con estos vehículos, como consecuencia, en la gran mayoría de los casos, de la irresponsabilidad de quienes los conducen o, como el caso que se muestra, por ser pasajeros de una de estas motos que ilegalmente se ofrecen como transporte público.

Las cifras son concluyentes, solo en Bucaramanga durante el año pasado, 46 personas (el 63% de los accidentes viales con víctimas fatales) fueron motociclistas, mientras hubo 1.273 heridos también como conductores o pasajeros de estos vehículos. Entre tanto, las cifras del Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, indican que en los últimos 10 años la mortalidad de los motociclistas en accidentes de tránsito aumentó de 41% al 69% y los heridos crecieron de 50% al 77%, toda una catástrofe en términos de vidas humanas.

Obviamente, un factor determinante en este avance incontenible de la accidentalidad en estos vehículos es el crecimiento gigantesco de su presencia en las vías durante los últimos años, motivado principalmente por la deficiente oferta de transporte público legal, causante del ahora boyante negocio de las ‘motos piratas’. Hoy, el número de motocicletas que circulan en las angostas calles de los cuatro municipios del área metropolitana se acerca a las 500 mil, una cantidad que hace sólo unos cinco o seis años era totalmente impensable y frente a la que aún las autoridades no han sido capaces de reaccionar efectivamente.

Quienes incurren en toda clase de violaciones a las normas de tránsito, valiéndose de la versatilidad de su vehículo, se convierten en un arma letal incluso para las decenas de miles de ciudadanos que usan las motocicletas de manera responsable y son también víctimas de los que no tienen la misma conducta. No es justo que como comunidad metropolitana sigamos perdiendo vidas en las vías sin que siquiera se asome en el horizonte una solución a este problema.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad