jueves 10 de enero de 2019 - 12:00 AM

Mal educados

Los padres de familia terminan en esta quincena de cubrir, con mucha dificultad en la mayoría de los casos, los costos de libros, cuadernos y demás para el ingreso de sus hijos al nuevo año escolar desde el 21 de enero, una de las mayores expectativas y esperanzas de todos porque sus descendientes superen las marcas históricas de las familias en todos los campos de la vida.

La pregunta que cada año nos hacemos a este respecto es, hasta qué punto el sistema recompensa el inmenso esfuerzo de estas personas y al final del año logra que en cada alumno haya un progreso tangible, no solamente en la más simple expresión de la educación, que es la capacidad de repetir la información que se le da, sino en el mucho más productivo y formador, que es el de aprender a reconocer el mundo que le rodea, a sus semejantes en sus diferencias y valores de toda índole; y a formarse dentro de parámetros de autocrítica y crítica justas, libres y adecuadas, por hablar solo de unos pocos contenidos de la educación.

Lamentablemente tenemos en Colombia todavía, un sistema escolar llamado al fracaso recurrente como producto de la frecuente improvisación, el mantenimiento empecinado de viejos esquemas y supuestas verdades y un profesorado sin la suficiente capacitación y actualización como para que se piense que el año lectivo que comienza este lunes, vaya a ser la excepción o, finalmente, el comienzo de un ciclo productivo en el área de la educación pública primaria, básica y secundaria en nuestro país.

No de ahora sino de hace tiempo se necesita en Colombia un verdadero replanteamiento de nuestro sistema educativo que nos permita forman generaciones que estén en capacidad de enfrentar, no solamente sus necesidades productivas futuras, sino que sean personas íntegras, responsables, juiciosas y libres para que aporten a su vida y a la Nación lo mejor de sí.

El esquema memorista y acrítico (entre otras características) que traemos desde hace tanto tiempo no nos va a permitir que salgamos de los puestos traseros de la educación global. Si no creamos algo nuevo y adecuado a nuestra realidad y mejoramos el sistema en general, nunca llamarán a nuestro país a izar la bandera de los mejores educados del mundo.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad