jueves 04 de julio de 2019 - 12:00 AM

Mares de plástico

Según el Foro Económico Mundial, en 2050 las aguas del planeta contendrán más plástico que peces, en términos de peso, sin contar con que hay 700 especies marinas amenazadas por el plástico que hay en el océano

Según cálculos como el que hace la asociación ambiental italiana Legambiente, cada año acaban en el mar 6,4 millones de toneladas de residuos, de los cuales, entre el 60% y el 80% son plásticos, un porcentaje que en algunas zonas incluso llega hasta el 95%. Otras organizaciones, como la Aquae, son menos conservadoras y llevan hasta ocho millones la cantidad de plástico que anualmente acaba en mares y océanos del mundo y, según el Foro Económico Mundial o Foro de Davos, en 2050 las aguas del planeta contendrán más plástico que peces, en términos de peso, esto sin contar con que esas mismas autoridades ambientales señalan que hoy hay 700 especies marinas amenazadas por el plástico que flota en la superficie de los océanos.

Estas son apenas unas pocas cifras de la catástrofe ambiental que provoca el plástico en el mundo y que en Colombia estamos empeñados en controlar, reducir y, ojalá, eliminar en el mediano plazo, en un esfuerzo que comenzó el 1 de julio de 2017, fecha en la que entró el vigencia el impuesto al uso de bolsas plásticas en el país, según disposición contenida en la Ley 1819 de 2016, que fue iniciativa del anterior gobierno nacional.

La ley en mención establece que los establecimientos comerciales que entreguen bolsas cuya finalidad sea cargar o llevar productos vendidos a sus clientes deberán cobrar un impuesto de 20 pesos por cada bolsa. Esta tarifa se incrementará 10 pesos cada año, de manera que para el año próximo, 2020, se exigirán 50 pesos por bolsa. La buena intención del ejecutivo de entonces, si bien ha logrado concientizar a alguna parte de la sociedad, no ha logrado el objetivo en la proporción que se tenía planeado.

Según los resultados conocidos esta semana, divulgados por el Ministerio de Ambiente, a diciembre de 2018 el país ha logrado una reducción del 53% del uso de estos elementos en los establecimientos comerciales, lo que, según la misma entidad, equivale a afirmar que 575 millones de bolsas plásticas dejaron de circular por el país. Esto indica, ciertamente, un cambio significativo de comportamiento de los consumidores y quisiéramos pensar que esto significa al mismo tiempo una toma de conciencia ambiental de los colombianos, aunque no necesariamente los dos fenómenos están relacionados.

El resultado favorable que arroja la creación de una carga impositiva para reducir el uso del plástico debe acompañarse por una intensa campaña educativa en los colegios, desde los primeros años, para que podamos tener mayor certeza de que caminamos en una senda de verdadera formación de conciencia ecológica y ambientalista que nos garantice que a mediano y largo plazo, seremos capaces de recuperar y conservar la salud del planeta, hoy tan amenazada por esta depredadora especie humana.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad