jueves 08 de febrero de 2024 - 12:00 AM

Más celeridad a los diálogos con el Eln

Saludamos los pasos que acaban de darse, pero esperamos, como región y como Nación, que los diálogos avancen con mayor celeridad y que los acuerdos sean, efectivamente, el final de este proceso
Compartir

Aunque el resultado de los últimos ciclos de diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional parecen demostrar que la nueva jefa de la delegación colombiana, Vera Grabe, está logrando los avances que antes no se veían, y aunque el resultado de este último encuentro, en lo que tiene que ver con cese al fuego y secuestros, es esperanzador, la verdad es que la negociación de paz con esta guerrilla parece haber entrado en una meseta de conformismo de parte y parte, pues lo que se ve es que se camina, pero a paso demasiado lento.

Quizás el dogmatismo que ha sido característico de este grupo, desde su nacimiento, o la tozudez, que también los ha acompañado históricamente y ha sido recurrente en sus actuales dirigentes, hace que cada punto que se discute, demande mucho más tiempo y trabajo del esperable y que, si se mira la trayectoria de esta mesa, se sienta, justificadamente, el temor de que vamos a asistir a una negociación interminable. La nueva jefatura de la delegación del Gobierno Nacional, por otra parte, si bien no ha logrado darle a esto un ritmo más acelerado, sí ha conseguido llevar al proceso el sigilo, la prudencia y la diplomacia que tanta falta le había hecho.

Por ahora, el país ha recibido dos buenas noticias, la extensión por seis meses más del cese al fuego y el compromiso del Eln, de cesar en la práctica de los secuestros, un delito abominable que nunca podrá justificar la guerrilla colombiana. Las dos noticias, claro está, sólo serán buenas en la medida en que se conviertan en realidades, es decir, que no comencemos a conocer de violaciones a los compromisos, ni que conozcamos de secuestros de colombianos en diferentes zonas del país, incluyendo el Magdalena Medio santandereano.

En síntesis, a pesar de que el proceso avanza, lo hace a un paso tan lento, que deja espacio para pensar que tal vez no existe el suficiente compromiso del Eln con la paz y que esa dilatada negociación, como ha ocurrido en el pasado con nefastos procesos de diálogo, simplemente sea usada para dar descanso a las tropas, renovación a los cuadros, replanteamiento a la estrategia y reposicionamiento a los frentes en el territorio nacional. Saludamos los pasos que acaban de darse, pero esperamos, como región y como Nación, que los diálogos avancen con mayor celeridad y que los acuerdos sean, efectivamente, el final de este proceso.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad