domingo 29 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Más que un simple nombramiento

Aún nuestra ciudad sigue fundamentada en una economía de pequeños emprendedores que necesitan de la mano guía de una entidad como la CCB para formalizarse, crecer, proyectarse y ser sostenibles
Escuchar este artículo

Esta semana se dio a conocer, en el marco del Forem Virtual 2020, la renuncia de Juan Camilo Beltrán a la Presidencia de la Cámara de Comercio de Bucaramanga (CCB), tras 10 años de gestión en beneficio no solo de la ciudad sino de la región. De su gestión se destacan logros como el Global Plan Santander, un proyecto que se enfocó en la internacionalización de la oferta exportadora del departamento; la creación del Buró, para convertir a Bucaramanga en centro de convenciones y eventos; la estrategia Clúster; la ruta aérea internacional con Fort Lauderdale, Florida, y un largo etc.

Ahora comienzan a barajarse los nombres de quienes podrán asumir el liderazgo de una entidad que cumple 105 años de trabajo por Bucaramanga y Santander. Pero no se trata de un simple nombramiento, que deba ser indiferente ante la opinión ciudadana. Por el contrario, este cargo es de vital interés para el desarrollo de la ciudad y de la región, pues es la Cámara de Comercio quien articula al sector público y privado, es la entidad llamada a liderar la agenda empresarial de la región e impulsar las iniciativas de desarrollo privado de mayor impacto para el crecimiento local.

Es a la Cámara de Comercio a quien corresponde poner a dialogar a los empresarios, academia e instituciones, locales y nacionales, para lograr que la ciudad camine por la senda del progreso, y no que cada sector haga esfuerzos desarticulados, que terminan por agotar las iniciativas, como ha ocurrido tantas veces en la ciudad con proyectos prioritarios.

Por esta razón, es de suma importancia que quienes tienen a su cargo la elección de quien regirá los destinos de esta institución lo hagan pensando en las necesidades de liderazgo que Bucaramanga y la región requieren, de forma tal que allí llegue un líder capaz de visualizar a una ciudad que tiene todo el potencial de desarrollo y proyección internacional. Un líder que vea más allá de las fronteras locales, que pueda proyectar a Bucaramanga y a Santander en una dimensión internacional, que se capaz de descifrar dónde están nuestras fortalezas de crecimiento, cuáles las necesidades para desarrollarlas y qué impulso requieren para convertirlas en hechos.

Si algo caracteriza a nuestra economía local es la fuerza de su emprendimiento y capital humano, pero eso no basta. Aún nuestra ciudad sigue fundamentada en una economía de pequeños emprendedores que necesitan de la mano guía de una entidad como la CCB para formalizarse, crecer, proyectarse y ser sostenibles. Talento y capacidad sobran, pero nos faltan oportunidades de formación, financiación, expansión y de vernos más allá de las fronteras locales. Y es allí donde la Cámara de Comercio hace la diferencia. Ciudades como Cali, Medellín y Bogotá lo han logrado, y en ellas esta entidad se ha convertido en el centro articulador de grandes iniciativas de progreso local.

Así que desde ya esperamos que quien asuma el liderazgo de esta entidad tan querida por los bumangueses tenga las más altas calidades no solo gerenciales y personales, sino la experiencia y visión suficientes para llevar a Bucaramanga de la mano en su proyección como una ciudad líder del país y del mundo.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad