miércoles 22 de julio de 2009 - 10:00 AM

Más tribunales, menos mansedumbre

Una vez más, están a punto de incendiarse las relaciones del país con dos de sus vecinos. Por el sur, el video dado a conocer a finales de la semana pasada en el cual las Farc aseguran haber ayudado a financiar la campaña de Rafael Correa a la presidencia de Ecuador, volvió a encender los ánimos del mandatario y sobre todo su animadversión contra Colombia y particularmente la administración Uribe.

Por el norte, el convenio para la cooperación con Estados Unidos para operar en bases militares colombianas contra el narcotráfico y el terrorismo, generó ayer que Hugo Chávez pusiera en revisión las relaciones bilaterales. Relaciones bilaterales que no es difícil recordar, han variado con la velocidad de la luz entre los insultos y el cierre de fronteras a los productos nacionales, a los abrazos, los chistes y las palmadas en la espalda de Chávez a los altos miembros del Estado colombiano.

De todo lo anterior, hay una conclusión que no se puede poner en duda. Colombia no puede volver a caer en las polémicas y los agravios a los que insisten en llevarla los presidentes vecinos.

La gravedad del video habla por sí sola y prácticamente confirma lo que siempre se ha dicho en torno a la complacencia y hasta la amistad que el gobierno de Rafael Correa ha mantenido con las Farc, razón más que suficiente para llevar la discusión a un nivel superior.

En otras palabras, más allá de las declaraciones y por qué no decirlo, la resignación con que Colombia ha recibido las ofensas continuas de Correa, la situación exige ya acudir, como afortunadamente parece que va a suceder, a los organismos y tribunales internacionales.

Más allá de las relaciones diplomáticas con un país hermano o para lo que es el caso, la ausencia de las mismas en el último año, lo que verdaderamente importa es la seguridad nacional, continuamente vulnerada en la frontera sur debido a la aquiescencia ecuatoriana con las Farc.

Para el caso de Chávez, resulta trascendental también no caer en el juego de las agresiones a las que es tan propenso el mandatario venezolano, eso sí, sin caer en el conformismo o la mansedumbre que inmediatamente puede ser confundida con debilidad.

Hace rato Colombia no tenía argumentos tan fuertes, pruebas tan contundentes como para acudir a la comunidad internacional para demostrarle lo que verdaderamente ocurre. Y ya es tiempo de hacerlo sin más temores y dilaciones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad